Esta comedia para 8 personajes es del autor argentino Damian Esteban Centurion. Me permitió compartirla en este sitio, pero si quieres llevarla a escena necesitas contactarte con él para pedir autorización, dejo sus datos al final del texto.

Esta comedia dura aproximadamente 1 hora 15 minutos, no requiere de mucha escenografía pues todo sucede en la sala de un departamento. Es perfecta para presentar con alumnos de preparatoria, universidad o a nivel profesional.

Comedia para ocho personajes

Sinopsis comedia para ocho personajes

Una tarde muy peculiar es la que tendrá que vivir esta pareja a punto de casarse, cuando la novia decide invitar a sus padres para presentar a su prometido. Pero no contaban con la llegada de visitas inesperadas: los padres del novio, la abuela y un particular amigo , generándose un sin fin de situaciones desopilantes en una lucha de clases sociales.

Misión Suegros Imposibles comedia para ocho personajes

 



Obra protegida por el Registro de Propiedad Intelectual del autor 5334478

Para contactarte con el autor manda un mail a: estebancentuok@gmail.com

Personajes:

EZEQUIEL
CAMILA
DOÑA BERTA (Se recomienda que lo interprete un hombre)
IGNACIO
TITO
COCA
CATALINA
ALFONSO

PRIMER ACTO.
(Living muy ordenadito. Biblioteca con adornos y fotografías de la pareja; sillón de dos plazas y uno de una plaza haciendo juego; mesa ratona)

Entra Camila super enérgica ordenando los sillones y los adornos de la biblioteca y la mesa ratona. Suena el teléfono.

CAMILA: Hola! (escucha) … No ya les dije que no me interesa cambiar la compañía telefónica…. No…. Ah no sé, me cobran por mes un abono fijo que… ay! No tengo tiempo para esto, estoy muy ocupada ahora… No puedo hablar … (enojándose) Que no! No puedo hablar ahora… no se después….esteeem… llamame más tarde… chau! (corta) Esta gente es tan oportuna para llamar (irónica)…
(Sigue ordenando enérgica y a los segundos vuelve a sonar el teléfono) (Atiende) Hola! (alejándose el teléfono y comentando) Justo, lo único que me faltaba…,(falsa) Ignaciooo, cómo estás?… Uh que mal, …. No, no se encuentra en este momento… si, dale le aviso que llamaste así te devuelve el llamado… si, no te preocupes…dale, chau. (Corta con alivio) Que pesado que es este tipo… (sigue ordenando con la misma energía y vuelve a sonar el teléfono) Bué! Parece que se pusieron todos de acuerdo para llamarme ahora…. (Atiende) QUIEN ES?!?! (Calamandose) ah, mamá…no, perdóname, no sabia que eras vos… pensé que era otra persona… es que el teléfono estuvo sonando toda la mañana y …. (disimulando su histeria) nooooo ma, estoy muy tranquila y muy contenta que van a venir a conocer a Eze… si van a ver que es muy buen chico, trabaja, estudia, es amoroso, muy romántico, atento, sabe cocinar, ayuda en la limpieza de la casa… no, todavía no tiene auto, pero está en planes de comprar uno… si, yo sé que es muy importante, por cualquier urgencia para poder salir rápido… si, pronto lo va a comprar. Bueno, los esperamos. Besito ma. (corta) (Cara de desesperación) Tengo que terminar de ordenar ya!

(Entra Ezequiel con bebidas en bolsa de supermercado)

CAMILA: Ah ya era hora Ezequiel, ¿tuviste que fabricarlas las bebidas?

EZEQUIEL: No amor, pero eso hubiera sido más fácil… no sabes lo que me costó conseguir ese vino que toma tu viejo… El chino de acá a dos cuadras no lo tenía y para colmo, tratar de explicarle la cosecha que estaba buscando fue una experiencia bastante frustrante… el estaba seguro que le hablaba de este shampoo con olor a pino (sacándolo de la bolsa)…

CAMILA: Y lo compraste? Tenemos shampoo…

EZEQUIEL: Como te dije… fue muy frustante tratar de explicarle… no tuve opción…. Ah y de vuelto me dio estos caramelos… pero el punto es que, pase por tres super y no lo tenían, así que tuve que ir hasta la bodega que está en el centro… ahí si lo tenían, pero era el último que les quedaba… . De hecho este vino no lo traen más porque es muy caro y muy poco común, me contó que lo trajeron de afuera; lo tenían guardado desde hace 1 año… Me salió un dineral.

CAMILA: Bueno, pero menos mal que lo conseguiste… Te llamó Ignacio…

EZEQUIEL: Si? Que quería?

CAMILA: Le dije que no estabas… te llama más tarde…

EZEQUIEL: Que raro… Hablamos ayer a la noche…

CAMILA: Si, hasta las 2 de la mañana

EZEQUIEL: Y bueno, está solo pobre y necesitaba hablar

CAMILA: Hablen todo lo que quieran Eze, pero no al lado mio.

EZEQUIEL: El no estaba al lado tuyo

CAMILA: Pero vos si… con el teléfono pegado a la oreja… me sorprende que te lo hayas podido despegar.

EZEQUIEL: ¿el que?

CAMILA: El teléfono… Mirá, que llame todo lo que quiera, siempre y cuando no venga para acá… es insoportable y esta reunión tiene que salir perfecta… Ya bastante con esto de que decidimos de pasar las fiestas solos.

EZEQUIEL: Bueno amor, ya van dos años que lo hacemos y con nuestros papas está todo bien por ahora. Hacerlo un año más no creo que suponga un problema, lo han entendido muy bien. Y respecto a Ignacio, es mi amigo…y va a salir todo bien… tenés que calmarte
un poco… estás muy nerviosa amor…

CAMILA: Si, puede ser ¿Compraste el foquito del baño?

EZEQUIEL: Uh… yo sabía que algo me olvidaba

CAMILA: Ay Ezequiel! No se te puede pedir nada a vos…

EZEQUIEL: Pero consegui el vino amor…

CAMILA: Una de cal y una de arena… te dije que te hagas la listita…¡no era tan difícil! No puedo estar en todo..

EZEQUIEL: Bueno amor, tranquila, no es tan grave… ahora voy y lo compro…

CAMILA: Si para que te quedes disertando con el chino media hora la diferencia entre un vino y un shampoo….

EZEQUIEL: ¡Que graciosa que sos! Te quiero ver a vos tratando de comprarle a ese tipo… no entiende nada.

CAMILA: Compro todas las semanas ahí… y nunca tuve ni un problema… además, no necesito preguntarle nada porque voy tan seguido que ya sé dónde están todas las cosas.

EZEQUIEL: Es verdad… pero nunca le fuiste a comprar vino. (Jugandole románticamente) porque tenés un prometido tan sano que nunca en su vida tomo ni una gota de alcohol y que es el pretendiente perfecto que va a dejar sus suegros tan impresionados que van a pedir a
gritos que nos casemos!

CAMILA: Que mentalidad tan positiva!

EZEQUIEL: Es más, van a quererme tanto que van a querer mudarse con nosotros

CAMILA: Eso nunca!

EZEQUIEL: Por supuesto que nunca… solo era simbólico….

CAMILA: (muy seria) No, en serio… ni en chiste digas una cosa así. NO sabes lo que son.

EZEQUIEL: Ay amor, seguro que son adorables.

CAMILA: En serio estás siendo demasiado positivo….Mis papas son… ¿Cómo te explico? Son… correctos, muy correctos…y también podría decir que son buenos… en el fondo… muy en el fondo… son buenas personas… es que tienen algunos métodos un poco ortodoxos a la hora de catalogar y juzgar personas; tienen la capacidad de hacerte sentir el ser más despreciable de la tierra con solo una mirada. No toleran el desorden, y no perdonan… En serio, ser su hija no fue nada fácil… Porque ellos no son fáciles…

EZEQUIEL: (la mira) Me perdi… ¿estás hablando de tus padres o de algún tipo de verdugo del mal? (riéndose)

CAMILA: (seria) Un poco de los dos… a la vez. Esto es muy importante para mí. Que ellos te acepten… TE amo, y quiero que todo salga perfecto. Es muy importante para mi que ellos acepten esta relación. Ellos nunca aceptaron ni me apoyaron en ninguna de las
decisiones importantes de mi vida… Ni la carrera que elegí, ni que me haya venido a vivir sola a capital aun teniendo 25 años…

EZEQUIEL: ¿Perdón? ¿Sola?

CAMILA: Ni se te ocurra decirles que vivimos juntos! Ellos creen que somos novios y que estamos llegando al matrimonio sin haber hecho….

EZEQUIEL: ¿Sin haber hecho …. Qué?

CAMILA: Sin haber hecho …. Eso… la cosa….

EZEQUIEL: (burlándose) ¿La cosa?

CAMILA: Si … la cosa… (el se rie)

EZEQUIEL: ¿Qué cosa? ¿de que color?

CAMILA: Tonto! Te estoy hablando en serio! Vos estás tan tranquilo porque estamos hablando de mis papas y no de los tuyos…



EZEQUIEL: Y no vamos a hablar de mis papas… el tema de mis papas es algo más complejo. Por eso te los voy a presentar cuando estemos más cerca de casarnos… para que no puedas salir corriendo.

CAMILA: ¿salir corriendo? (se ríe) siempre y cuando vos no lo hagas hoy después de conocer a mis padres…. Y hablando de salir corriendo, deberías salir corriendo a comprar el foquito del baño… no queda mucho tiempo para que lleguen…

EZEQUIEL: Uh tenes razón… ya voy… (yéndose)

CAMILA: Pará! Una cosa nada más… no vayas al chino… (guiño)

EZEQUIEL: No te preocupes… no voy a tardar. (Sale)

(SUENA EL TELEFONO)

CAMILA: (al teléfono) De no ser que aún tengo la esperanza de que mis papas llamen y cancelen, te desconectaría…. (Atiende) Hola! …(Cansada y falsa) Ignacio… que haces? … no, no está…. Si, ya vino… pero se volvió a ir… ya sé que es importante, pero no está…. Si, le avise que llamaste… probá llamarlo más tarde… Bueno dale, le vuelvo a avisar… chau. (Corta y g esto con las manos de ¡“Que pesado”!) Este está más pesado que nunca…

SUENA EL TIMBRE; Camila responde por el portero.

POR EL PORTERO:
CAMILA: ¿Quién es?

DOÑA BERTA (en off): ¿Quién sos vos querida? ¿Qué haces en la casa de mi nieto?…

CAMILA: ¿Su nieto?

DOÑA BERTA (en off): (Enojada) LA ABUELA BERTA soy… dale abrime la puerta querida que me está matando la cintura de estar parada…

CAMILA: Si… Ya le abro Doña Berta… (cuelga el portero) La abuela de Ezequiel… nunca me dijo nada sobre una abuela ¿El la habrá
invitado? Que raro…¿ Necesitará algo? (Sale a abrir)

(Entran las dos)

DOÑA BERTA: Que desastre! Esto es un desastre… una se rompe el alma toda su vida para que un simple y burdo chofer de servicio público la maltrate y no le quiera parar en la parada… Y eso que le toque timbre, le grité “PARADA”, le aplaudi, le pateé la puerta… y todo para que? Para que el desgraciado ese me diga: “acá no es la parada señora”… Asi que en el semáforo me le acerque nomás y le di a carterazos para que me abra la puerta… y no le quedó otra, me tuvo que abrir… (la mira de arriba abajo) ¿y vos querida? ¿Pensás quedarte ahí paradita mirándome con esa carita? Andá dale… traeme un café, unas galletitas, un pan con manteca, algo!

CAMILA: (medio asustada y preocupada) No, es que estaba mirando su cartera… tiene un tajo abajo… parece que…

DOÑA BERTA: (Mirando su cartera) Pero que hijos de mil p….. mira lo que me hicieron! Vacía me la dejaron … porque los guachos se quedan con la billetera nomas… todo lo demás dejan que se caiga… yo la sentía más liviana… (respira hondo) pero no voy a dejar que esto me arruine el día… hoy voy a conocer a la prometida de mi nieto… y tengo que estar con energía positiva porque sino va a pensar que soy una loca histérica… y nada más alejado de la realidad que eso… Así que dale querida, manos a la obra… quiero que me tengas bien limpita la casa de mi nietito para cuando llegue su novia… sino va a pensar que no se lo educó, que es un sucio… esto parece una cueva de ladrones…

CAMILA: Doña Berta, se confunde… yo soy la novia de su nieto, Camila…

DOÑA BERTA: ¿Vos no sos la mucama?

CAMILA: No…

DOÑA BERTA: (cambiando la actitud totalmente) Ay querida perdóname… pensé que eras la mucama… es que vos viste todo lo que me pasó y bueno, no presté atención…

CAMILA: No se preocupe Doña Berta, es un gusto conocerla… ¿la puedo ayudar en algo?

DOÑA BERTA: El gusto es mío… y vengo a visitar a mi nieto! Su amigo, ese tal Ignacio me dio la dirección, porque vos viste lo reservado que es mi ezequielcito con sus cosas… además nunca me quiso dar su dirección porque según el la casa tiene mucha humedad y tenía miedo de que me agarre el asma… ¿vos viste como se preocupa por mi salud?

CAMILA: Ah, entonces ¿Ezequiel no sabe que venía?

DOÑA BERTA: Claro que no… pero aunque nunca vine yo soy como de la casa… ¿Dónde está mi nietito de mi corazón?

CAMILA: No está. Fue al chino de acá a dos cuadras.

DOÑA BERTA: ¿Y te dejó sola en su casa? ¿Pero que clase de anfitrión es este?… ¿Vivís muy lejos?

CAMILA: No, de hecho vivo acá.

DOÑA BERTA: ¿Acá?

CAMILA: Si. Con su nieto.

DOÑA BERTA: Ah pero que lindo… que tengan su nidito de amor. Las cosas que deben pasar acá…

CAMILA: (avergonzada) Ay Doña Berta..

DOÑA BERTA: Yo digo nomas, porque me recuerda a cuando era joven. Uno de los noviecitos que tuve tenía un departamento en pleno centro, y yo me mudé a vivir con el un par de meses. Yo estudiaba Derecho y estaba en plena época de exámenes. ¿Vos podés creer que reprobé todas las materias?

CAMILA: ¿Todas las materias?

DOÑA BERTA: Si, todas… Y no me quejo porque en ese tiempo no estudié nada de nada. Nos la pasámos teniendo sessso todos los días a toda hora…

CAMILA: (la corta) Bueeeeeeno! No quiero saber sobre su vida amorosa Doña Berta…

DOÑA BERTA: ¿Vida amorosa? No querida no… Aquello era todo pasional… Solo eramos compañeros de cama… eramos todo unos adelantados para aquella época.

CAMILA: (algo asqueada) Ah mire que innovadora.

DOÑA BERTA: Disculpame querida, ¿no podría pasar al baño?

CAMILA: Si, adelante… (como por compromiso)

(Doña Berta sale al baño)

CAMILA: (Preocupada como hablando para si misma)No te lo puedo creer… este va a ser el día más largo de mi vida. Y este que no viene… ¿Dónde estás Ezequiel?

DOÑA BERTA (en off): Chiquitaaaaaa! No hay luz en el baño??

CAMILA: Uh me olvide de decirle Doña Berta… se quemó el foquito… salga y lo esperamos a Ezequiel que ya debe estar por llegar con el nuevo foco.

DOÑA BERTA (en off): ¿Estás loca nena? Yo tengo incontinencia…. Dejá! me las arreglo como puedo!

CAMILA: (Para si misma) Justo hoy tenía que venir esta señora… mis papas se van a morir cuando la conozcan… esta mujer está loca…

(ENTRA EZEQUIEL con un foquito nuevo)

EZEQUIEL: (Jocoso) ¿¿Y?? ¿¿que tal van los preparativos para recibir a los reyes de Inglaterra??

CAMILA: Horribles! Y mejor va a ser que lo soluciones…

EZEQUIEL: Epa! ¿Qué pasa amor? ¿Por qué me hablás asi?

CAMILA: ¿A que no sabes quien vino?

EZEQUIEL: ¿Tus papas? ¿Ya llegaron?

CAMILA: No.

DOÑA BERTA(en Off): AY nenaaa! Que buena idea poner un asiento de inodoro de madera!… el de mi casa es de plástico y cuando hace mucho calor tenes la sensación de que te quedás pegada en el…

EZEQUIEL: ¿Eh?

CAMILA: Doña Berta… Tu abuela

EZEQUIEL: (Asustado) No puede ser

CAMILA: Si… Ya la escuchaste

EZEQUIEL: (entrando en desesperación) No no no no no no…. no puede ser… nunca le di la dirección de la casa…

CAMILA: Tu amiguito Ignacio

EZEQUIEL: ¿Qué? ¿y cómo sabés que fue el?

CAMILA: Me lo dijo tu abu

EZEQUIEL: ¿Por qué? Se lo pedí encarecidamente que nunca le pase la dirección….

CAMILA: Parece que no te hizo caso….

EZEQUIEL: Esto está mal… No puede estar pasando…

CAMILA: Mirá Ezequiel… Mis papas van a llegar en cualquier momento… Y juntarlos con tu abuela no es una buena idea. No es que tu abuela sea mala eh… es muy simpática y me cae muy bien… Pero no los podemos juntar.

EZEQUIEL: Sería una pésima idea.

CAMILA: Una muy pésima idea… Por eso, le tenes que decir que se vaya…

EZEQUIEL: ¿Qué?

CAMILA: Eso. Lo que escuchaste. No voy a permitir que esta señora, por más abuela tuya que sea me arruine la primer presentación de un novio a mi familia.

EZEQUIEL: Pero amor no le puedo decir que se vaya… sería muy cruel.

CAMILA: Parece que no entendés lo importante que es que mis papas te acepten… tenerlos en contra podría ser la peor pesadilla con la que jamás hayas soñado.

EZEQUIEL: Amor… que exagerada…

CAMILA: Noooo…. No te lo imaginas . ¿Te conté lo que le pasó al chico que me invitó a salir por primera vez?

EZEQUIEL: (Gesto de “NO” con la cabeza)

CAMILA: Fuimos a comer… a un local de comida rápida; teníamos 18 años… en un principio todo iba bien. Yo estaba muy nerviosa ya que era la primera vez que salía con un chico… El estaba más tranquilo, tenía más experiencia con chicas, era uno de los chicos más populares del colegio… hasta ese día. El estaba sentado frente a mi. Su peor error fue tratar de agarrarme la mano mientras comíamos. En eso, veo a un hombre acercarse con determinación hacia nosotros… El pobrecito no lo vio venir… (Recreando la escena con sus manos) entonces, lo agarró del reborde de su ropa interior y le hizo un calzón chino con tal fuerza que el pobre chico no pudo ni reaccionar solo atinó a fruncir sus labios y emitir un gemido de dolor tan impactante que hasta hoy lo recuerdo. Y así, lo llevo hasta afuera del local.

EZEQUIEL: (con cara de dolor) UF! Que cruel!

CAMILA: Eso no es nada. Los meses siguientes, aparecieron por todo el pueblo carteles con una foto del pobre muchacho con un recuadro de flores y mariposas… y una inscripción que decía: “La reina de la primavera”… Esa era la mano de mi madre… Se convirtió en el hazmereir de todo el colegio. Durante ese tiempo, ese chico no se atrevió ni siquiera a mirarme. Un par de semanas después, se cambió de colegio y nunca más volví a saber de el.

EZEQUIEL: (impresionado) Es como una mezcla de mafia con bromas pesadas de colegio.

CAMILA: Si. Y estoy segura que pueden más…

DOÑA BERTA(en off): JA JA JA JA JA JA! Queridaaaa! Este bidet tiene la presión justa de agua!! No como el mío, que encima a veces sale demasiado caliente y me ha hecho pasar cada momento desagradable….

EZEQUIEL: (cara de desagrado) Que desagradable.

CAMILA: Si. Asi que le decís que se vaya.

(SUENA EL TELEFONO y atiende CAMILA)

CAMILA: Hola!… (con felicidad extrema y cruzando los dedos) Mamá no me digas que no vienen!… (cambia su cara a decepción) ah… ¿cómo?…. si, no te preocupes… voy para alla…. Si, no te preocupes… Ahora mismo voy para alla.. chau. (Corta). Llegaron. Pero se les rompió el auto en la entrada del pueblo y los tengo que ir a buscar.

EZEQUIEL: Uh, bueno al menos tenemos algo más de tiempo.

CAMILA: Tenemos no… tenés… Me tomo un remis y los busco, pero para cuando vuelva mejor va a ser que tu abuelita no esté acá eh… (Se va)

EZEQUIEL: Pero amor… (queda hablando solo) No te puedo creer la mala suerte que tengo… Cuando lo vea a este Ignacio lo voy a matar. (Irónicamente) Amigo, amigo…. Asi se hace llamar… y después me hace una barbaridad como esta…. Para tener amigos asi para que quiere uno tener enemigos… Cuando lo vea lo reviento!

ENTRA IGNACIO.

IGNACIO: Boludo, dejaste la puerta abierta…

EZEQUIEL: (Con mucha bronca) IGNACIO!!!…VOS!!!!

IGNACIO: (como sin entender) EZEQUIEL!! Vos!!

EZEQUIEL: Yo te mato!!! Traidor!!! …. Vende amigos!!!

IGNACIO: Para Eze!! No te pongas asi!!!

EZEQUIEL: (Hablando como bajo para que no escuche Doña Berta) ¿En que estabas pensando cuando decidiste darle mi dirección a mi abuela?

IGNACIO: No fué mi culpa!

EZEQUIEL: Ah no? ¿Quién le dió la dirección entonces?

IGNACIO: Yo… pero fue sin querer…

EZEQUIEL: ¿Sin querer?

IGNACIO: Si… Estaba tomando la chocolatada en su casa, porque aunque vos hayas dejado de visitarla yo sigo yendo, y charlando de vos le comenté que estabas muy feliz porque estabas de novio, con planes de casarte, y que hoy venían los padres de ella; se puso un poco mal que no le hayas contado nada… entonces excusando tu falta de consideración con ella decidió tomar cartas en el asunto y tomar la iniciativa ella…

EZEQUIEL: Bueno, pero de contarle sobre Cami a darle mi dirección hay un largo trecho…

IGNACIO: Vos sabes lo persuasiva que puede ser la abuela… Asi que entre su persuasión y el efecto de algún alucinógeno, se me aflojo la lengua…

EZEQUIEL: ¿el efecto de algún alucinógeno?

IGNACIO: Si… la primer chocolatada que me dio estaba rica, y cuando le conté sobre tu novia, me ofreció otra taza… y jamás le podría negar una choco a la abu… esa chocolatada es única! Parece ser que ahí me puso los alucinógenos…

EZEQUIEL: ¿Y por que no me contaste nada?

IGNACIO: Traté! Te estuve llamando toda la mañana y no te encontraba…. Por eso decidí venir para avisarte antes de que venga…

EZEQUIEL: Demasiado tarde… ya llegó!

(ENTRA DOÑA BERTA del baño)

DOÑA BERTA: Que experiencia tan singular el hacerlo en la oscuridad… Luz y fuerza! (Los ve) Ay! Mis chiquitos! (a Ignacio) Mi nietito adoptivo del corazón! Es como si fueras mio…. Sos amoroso… (a Ezequiel) Mi amorrrrr!!! Hace tanto que no te veía!!! (lo abraza, lo besuquea, le aprieta los cachetes, y lo despeina) Que lindo verte después de tanto tiempo!! No te imaginas todo lo que te extrañe querido!! ¿Por qué no viniste más a casa?

EZEQUIEL: Que lindo verte también abuela… es que estuve muy complicado con los tiempos… entre el trabajo y la facu no tengo tiempo para nada.

DOÑA BERTA: Ay pobrecito! ¿estás comiendo nene? Estás tan flaco… estás escuálido… ¿No estarás enfermo? Yo escuché que hay una nueva enfermedad que te agarra por comer poco… Empezas a sentir dolores en todo el cuerpo… (le toca la panza) ¿Te duele la panzita?

EZEQUIEL: No

DOÑA BERTA: (Tocándole la frente) ¿Y la cabeza te duele?

EZEQUIEL: No

DOÑA BERTA: Ay estás afiebrado nene… (Sacándose del corpiño un tarrito con pastillas) Tomá nene! tomá esto que te va a curar… (le mete una pastilla en la boca a la fuerza)… Cuando te agarra la fiebre, tenes que bajarla rápido! Porque sino te puede agarrar algo malo… mirá si te agarra un dengue!

EZEQUIEL: (Sacandose la pastilla) Abuelaaaa! El dengue es por la picadura de un mosquito!

DOÑA BERTA: (con Terror!) ¡¿Te picó un mosquitooo?! Entonces debes tener la fiebre Chukundunga!! Es de las peores… Ignacio corré tráeme un paño mojado! Llama al 911!!!

IGNACIO: (obedeciendo) Si señora!

EZEQUIEL: Pará! (a Ignacio) Vos quédate ahí!! … calmate abu… sentate, relajemosnos…¿Se puede saber que haces acá abuela?

DOÑA BERTA: Es que estábamos merendando con Nachito… y me contó sobre tu noviecita nueva, que por lo cierta es muy bonita, pero por lo que parece lo que tiene de linda no lo tiene de cocinera… te tiene muerto de hambre… y cuando me dijo que tenías planes de casarte y que hoy conocías a sus padres, decidí venir a conocerlos… yo se que a vos te preocupa mi salud, pero no veo que tengas ni una gotita de humedad aca en la casa…

EZEQUIEL: (lo descubrió y sigue la mentira) no, es que pintamos hace poco… pero la humedad sigue abajo… Pero abu, no podes conocerlos ahora…

DOÑA BERTA: ¿Por qué no nene?

EZEQUIEL: Es que los padres de Cami son algo especiales por lo que ella me contó; Y hoy me va a presentar a ellos… Necesitamos algo más íntimo, más tranquilo.

DOÑA BERTA: Ah pero no te preocupes por eso… yo me quedo calladita, bien tranquilita…

EZEQUIEL: No abu… no entendés! Tenés que irte…

(SUENA EL TIMBRE)

EZEQUIEL: (MIEDO) NO ME DIGAS QUE LLEGARON!!

IGNACIO: SI queres no te lo digo…

EZEQUIEL: Callate! (Contestando el portero) Hola!…

COCA: (En off hablando a su esposo) Ay que moderno viejo mirá… el nos contesta desde el otro lado de la puerta, pero como si habláramos por teléfono..

TITO: (en off a su esposa) Si, como avanza la tecnología… Hola hijo!

EZEQUIEL: Mamá! Papa! ¿¡¿¡Que hacen aca?!?!

TITO: (en off a su esposa) Te está hablando! Dale! contestale negra!

COCA: (en off) eeem si… Hola!… hola… Hola Eze! soy yo tu mamá…

EZEQUIEL: Si mamá ya se que sos vos… pero como supieron donde… eh… un momento.. (corta y lo mira a Ignacio) Vos! ¿Vos les diste la dirección?



IGNACIO: No, yo no tengo nada que ver! De ellos no sabía nada…

DOÑA BERTA: Yo los invité.

IGNACIO: Voy a abrir la puerta (sale)

EZEQUIEL: ¿Qué?

DOÑA BERTA: Si, yo los invité. Tu madre me comentó que hacía mucho no se veían… y me pareció que esta era una buena oportunidad para volver a juntarnos toda la familia… y ya que ibas a conocer a tus suegros pensé: “ya que estamos… matemos dos pájaros de un tiro” y dije: “¿Por qué no nos conocernos todos juntos?” Así que los llamé y los invité… Reunión familiar. ¿No te parece una idea excelente?

EZEQUIEL: No abuela.

(ENTRAN IGNACIO, y los padres de Ezequiel- la COCA y el TITO)

COCA: Hijitoooo!! (Corre a abrazarlo) Que lindo volver a verte! (Lo abraza, besuquea, y despeina) … ay que lindo que estás! Aunque un poco flaco eh… parecés escuálido. Estás ¿comiendo bien? Tenés que tener cuidado mi amor, porque hay una nueva enfermedad que te agarra por comer poco…¿Cómo se llamaba esa?

DOÑA BERTA: La fiebre Chukundunga

COCA: Esa! Es jodidisima eh… te empieza agarrándote una diarrea fuerte que te deja de cama… después un brote en todo el cuerpo…

TITO: Ah entonces yo debo tener eso… la chukundunga

COCA: No negro. Vos tenés diarrea porque le ponés mucho picante a la comida… y lo que tenes en el cuerpo no es un brote, son verrugas.

TITO: Ah; puede ser… Igual tendría que hacerme algún control…

DOÑA BERTA: Control de alcoholemia te tenes que hacer vos… Todo el día mamado estás!

TITO: Bué! Habló la reina de la marihuana…

DOÑA BERTA: Ya te dije mil veces que cuando les hice ese brownie confundí el azúcar con eso…. (haciéndose la desentendida) La verdad no se quien habrá dejado eso ahí… en mi casa. Pero no me van a negar que fue una experiencia muy loca…

TITO: Si sobre todo porque pasé la noche en el hospital

DOÑA BERTA: Eso fue porque mezclaste cerveza, vodka y tequila de un saque… está bien que el “brownie loco” sumó… pero la culpa no fue mía…

COCA: Bueno basta los dos! Tito, no saludaste a tu hijo…

TITO: Hijo… este es un desagradecido…

EZEQUIEL: Papá!

TITO: Y si! Hace cuanto no nos venís a visitar… quizás tu madre se conforme con tres llamadas por semana… pero yo no…

EZEQUIEL: ¿Y para que querés que te visite? ¿Para que me siente al lado tuyo en silencio, mientras vos miras futbol y te bajas una cerveza solo?… No me gusta el futbol y no me gusta tomar alcohol…

TITO: Seguro porque debes ser marica… ¿Por qué no aprendes un poco de tu amigo ¿Cuántas minitas te comiste este finde?

IGNACIO: Ocho… y de esas, tres son oficiales.

COCA: ¿Oficiales?

IGNACIO: Si, oficiales… son mis novias. Pero entre ellas no lo saben.

DOÑA BERTA: Es todo un SÉ-SINBOL!

COCA: Bueno basta chicos! No es momento de que se pongan a discutir, ya es hora de que vayan arreglando sus diferencias… Además, hoy es un día muy especial, vamos a conocer a su novia y a sus padres…

EZEQUIEL: Justo de eso les quería hablar… No va a ser hoy el día que la conozcan.

COCA: ¿Cómo que no? ¿no era que estaban viniendo para acá?

EZEQUIEL: Si, pero se suponía que solo íbamos a estar ellos y yo.

TITO: ¿no entendes negra? El ya no nos considera su familia! Le damos vergüenza…

EZEQUIEL: No, no es eso! Es solo que sus padres son muy particulares… y no quería que sea algo tan multitudinario… Queriamos algo más íntimo.

COCA: ¿Eso quiere decir que no tenés pensado presentarnos a tu novia?

EZEQUIEL: No… va, si… pero no hoy… Miren, estoy muy feliz con Camila, y esta reunión es muy importante para ella… y quiero que todo salga bien para ella… yo les prometo que la van a conocer y pronto, pero no hoy…

COCA: Bueno, te entiendo hijito… parece que la querés a esta chica y si esta es tu decisión, te apoyamos. Queremos lo mejor para vos. ¿no Tito?

TITO: (a regañadientes) si

EZEQUIEL: Gracias ma y a vos también papá; esta semana les prometo que se las presento. Y a vos también abu.

DOÑA BERTA: Ah, más te valía que no te olvides de mi.

COCA: Dale hijito te tomamos la palabra.

EZEQUIEL: Bueno vayan…

CAMILA: (en off): ¡¡Amor llegamos!!

EZEQUIEL: (Cara de espanto) ¡Llegaron!

(ENTRA CAMILA con su padres- ALFONSO y CATALINA)

CAMILA: Amor ellos son… (los ve) Y ELLOS QUIENES SON?

APAGON

(MISMO AMBITO. TODOS EN EL ESCENARIO)

EZEQUIEL: (nervioso) Buenas! Un gusto conocerlos… Soy Ezequiel…y ellos son.. Esteeeem…. Ellos son…

IGNACIO: LOS EMPLEADOS…

CAMILA: (Con odio contenido) IGNACIO.

IGNACIO: SEÑOR Ignacio… a su servicio… soy el mayordomo encargado del personal de la casa.

CATALINA: ¿Empleados? Nunca me mencionaste que tenías personal contratado en tu casa.

EZEQUIEL: Los contraté yo… para esta ocasión tan especial.

CATALINA: ¿y este quien es? ¿El jardinero?

CAMILA: No mamá. El es Ezequiel, mi novio.

CATALINA: ah mira vos. ¿Y ellos?

CAMILA: Eso.. ¿ y ellos?

IGNACIO: La señora, Coca es la empleada doméstica encargada de la limpieza… El señor, Tito es el rey de los hornos, encargado del servicio culinario que se encarga de la alimentación de los comensales asistentes…(se va enredando solo)

EZEQUIEL: Las visitas!

IGNACIO: Eso! Encargado de la alimentación de las visitas…. Y la Señora Berta es..

TITO: Una bruja! (COCA lo golpea con disimulo)

ALFONSO: ¿Una bruja?

IGNACIO: …. Si… una bruja… así se le dice en la tradición popular… en realidad, el verdadero nombre es… ella, es la encargada Tarotista espiritual de energías malignas y benignas… directamente traída de los bosques de Blair witch (mal pronunciado)…

CATALINA: Que título tan extraño! En mis años de vida nunca había escuchado de un cargo semejante…

ALFONSO: Debe ser algún tipo de terapia experimental de relajación como el reiqui…

CATALINA: ¿Cuáles son sus responsabilidades?

DOÑA BERTA: ¿Mis tareas? … Bueno, esta es una terapia experimental, que tiene como objetivo la comunicación con el más allá… como usted sabe… este mundo está lleno de entidades, y mieRRRdecillas flotantes del otro mundo… aquellos que murieron y que no fueron capaces de cruzar al otro lado, se quedan vagando como almas en pena en esta dimensión, provocando toda clase de catástrofes y de eventos desafortunados… mi tarea es mandarlos para el lugar que les corresponde…

ALFONSO: Que interesante… siempre me llamó la atención el tema de las entidades espirituales… y ¿Cómo logra exactamente “mandarlos al otro lado”?

DOÑA BERTA: Como lo logro… ¿Cómo lo logro?

IGNACIO: Con un ritual…

DOÑA BERTA: Eso! Un ritual… esotérico… un ritual MUY esotérico.

ALFONSO: Que interesante… me gustaría ver en que consiste…

EZEQUIEL: Si! Bueno bueno… ya conocieron al personal de la casa… ahora las presentaciones formales… Soy Ezequiel, un gusto en conocerlos…

ALFONSO: El pequeño ladrón de hijas… (silencio incómodo y sepulcral)….

EZEQUIEL: Eeeem… supongo…

ALFONSO: Era un chiste… Alfonso.

CATALINA: Y yo Catalina; no puedo decir que sea un gusto conocerte… (A su hija) Bueno, a pesar de que este chico no tenga un auto veo que tiene en mucha consideración nuestra visita… el hecho de que haya contratado a tantos empleados habla de una persona
que se preocupa y muy atenta a las necesidades de una casa… Una peculiar presentación… ¿Cómo era tu nombre?

EZEQUIEL: Ezequiel, un placer…

CATALINA: Ah si… (a su hija) querida… me comentaste que tenías un jardín hermoso… muero por conocerlo.

CAMILA: Si mamá… Ignacio les va a hacer un recorrido por la casa para que la conozcan

IGNACIO: Disculpe… SEÑOR Ignacio…

CAMILA: El SEÑOR Ignacio… los va a guiar…

CATALINA: (Le toca el hombro a la hija) Cuidate… ya volvemos…

(SALEN IGNACIO, CATALINA y ALFONSO)

CAMILA: ¡EZEQUIEL! Decime que es toda esta locura! ¿Quien es esta gente… y ¿Qué hace Ignacio haciéndose el mayordomo?

EZEQUIEL: Vos misma lo dijiste… es una locura… me gustaría tener una explicación lógica para todo esto, pero no la tengo… solo puedo presentarlos… Amor, te presento a La Coca, mi mamá y a Tito, mi papa… Mamá, papá, ella es Camila, mi novia.

COCA y TITO: Hola.

CAMILA: Que?… Hola… es un gusto conocerlos! …

COCA: Igualmente…

CAMILA: Un momentito, ya vengo… y a vos te voy a matar… (lo lleva del brazo a un costado)

(EZEQUIEL y CAMILA, en punta)

EZEQUIEL: Tranquila amor… aunque parezca muy loco todo esto… puede funcionar…

CAMILA: ¿FUNCIONAR? Yo ya te conté lo exigentes que son mis papas, no?

EZEQUIEL: Si amor, pero yo no tengo la culpa!… vinieron porque mi abuela los invitó para que vengan a conocerte, y a mi abuela, bueno… Ignacio…

CAMILA: ¡¡NI ME LO NOMBRES A ESE!! Esto es una locura… ¿Cómo vas a poner a tus viejos en papel de sirvientes?

EZEQUIEL: Ya está hecho Cami. No hay vuelta atrás. Tus papás creen que ellos son los empleados de la casa… Ahora solo tenemos que seguir el juego y que termine lo más pronto posible…

CAMILA: Vos no entendes… mi mama es…

(en la otra punta, TITO, COCA yDOÑA BERTA)

TITO: UNA BRUJA! Yo sabía que por ahí venía la mano… no sos normal

DOÑA BERTA: (Irónica) JA JA JA… Habló el rey de los hornos… en tu vida prendiste una hornalla siquiera. Y el único motivo por el que entrás a la cocina es para agarrar cerveza de la heladera.

COCA: Bueno, termínenla los dos…

TITO: ¿Cómo hiciste para safar de la caza de brujas?

DOÑA BERTA: Eso fue en la edad media…

TITO: Por eso lo digo…. ¿Cómo sobreviviste tanto tiempo? ¿Con algún hechizo?

DOÑA BERTA: Ay pero mira que ocurrente… parece que a pesar de todo una partecita de tu cerebro sigue funcionando… la de payaso!

COCA: BASTA! Tenemos que ayudar a nuestro Eze… No es tiempo de pelear… Este es tiempo de…. (en la otra punta, EZEQUIEL y CAMILA)

CAMILA:… VOLVERNOS LOCOS! Nos van a volver locos!… Ya me imagino a mi papa persiguiéndote con el auto… acechándote… mi mamá haciendo carteles difamatorios hacia nosotros, inventando falsas búsquedas policiales con nuestras caras de fotos… ¿Qué va a pensar la gente? Porque por más de que la gente sepa la verdad… nos van a juzgar… vos sabés como es la gente… te miran y siempre piensan lo peor…

EZEQUIEL: Cami, calmáte un poco! Estás paranoica! Por ahora viene todo bien… Tus papás realmente creen que ellos son nuestros empleados… solo tenemos que ayudarlos a mantener los roles…

CAMILA: EZEQUIEL, ¿tu abuela una bruja? ¿En serio? ¿Cómo se van a tragar eso?

EZEQUIEL: Bueno, tan lejos de serlo no está… Aparte, tu papá se mostró muy interesado ante sus artes…

CAMILA: ¡Estás loco! Además, ni sabés si van a querer colaborar… y ojo eh!, no los juzgo. Proponerles que sigan este juego demencial no está bien.

EZEQUIEL: Ellos van a aceptar… no te preocupes… Solo tengo que ir y preguntarles: “Papá, mamá… esto es muy importante para nosotros, ¿me ayudan?” (en otra punta, TITO, COCA, y DOÑA BERTA)

TITO: ¡¡¡NI EN PEDO!!! En mi vida ni siquiera cociné una hamburguesa

DOÑA BERTA: ¿No lo dije yo? Este señor no sirve más que para calentar el sillón…

COCA: (la reta) Mamá!… Viejo, no podemos abandonar a nuestro bebé ahora. Nos necesita.

TITO: Bebé… este bebé al cual te referís ya puede hacer de todo y sin nosotros… Ya camina solo hace tiempo… Camina, pero nunca hacia nosotros. Pasaron cuatro años sin tener una visita a sus padres.

COCA: Ay viejo resentido; todas las semanas me llama y hablamos. Y si no viene, será porque realmente está muy ocupado. Estudia y trabaja pobrecito.

TITO: ¡Eso no justifica nada! Somos sus padres y nos abandonó hace tiempo… Y yo pienso hacer lo mismo.

COCA: No podrías hacerlo viejo… (Lo agarra cariñosamente) Hacélo por mi. Por favor.

TITO: Mi gordita preciosa. Sos mi debilidad… no me puedo negar a tus caricias. Dale, solo por vos… pero solo una condición… yo accedo si vos me regalas un… (en otra punta, EZEQUIEL y CAMILA)

EZEQUIEL: Un CALZÓN! Mi papa en su vida se lavó un calzón.. Asi que con las tareas de la casa no es muy hábil. Asi que no creo que sepa cocinar. Pero mamá lo va a ayudar. Mamá, es una todoterreno, no me preocupa. Ignacio, está en su salsa… es actor. Lo que me
preocupa es la abuela Berta…

CAMILA: Tenemos que tratar de evitar que se junte a hablar con mi papá… y que esté callada lo más que se pueda.

EZEQUIEL: Si logras mantener callada a la abuela por más de cinco minutos podes considerarlo el mayor éxito del siglo.
(Se acercan TITO, COCA y BERTA)

COCA: Disculpen, chicos se ven muy nerviosos… ustedes por nosotros no se preocupen. Nosotros lo hablamos y estamos dispuestos a ayudarlos. Haríamos cualquier cosa por la felicidad de nuestro hijo.

DOÑA BERTA: (Aplaudiendo) Ay! ¡Esto va a ser muy divertido!

EZEQUIEL: Abuela, esto no es un juego… (respira hondo) Mamá, papá… gracias.

TITO: A la que tenés que agradecerle es a tu mamá.

CAMILA: Ay pero que vergüenza toda esta situación… realmente es un placer conocerlos, y realmente me hubiera gustado conocerlos en otras circunstancias.

COCA: No te preocupes querida. No va a faltar oportunidad.

(Entran IGNACIO, ALFONSO y CATALINA)

IGNACIO: (Como si fuera un guía turístico) … por eso la estructura… para que en cualquier época del año se tenga una hermosa vista desde el interior, y por supuesto no se inunde.
CATALINA: Querida que lindas que tenés las acacias. ¿Cómo hacés para tenerlas tan florecidas?

IGNACIO: Hablandoles. Las plantas son seres vivientes que requieren mucho amor.

CAMILA: (Mirada fulminante a Ignacio) Con mucho cuidado mamá… y el fertilizante que uso no es muy conocido pero es muy bueno, después te paso la marca.

CATALINA: Gracias. Y te paso algunos tips para decorar tu jardín con el estilo de tu madre.

CAMILA: Te lo agradecería mucho mamá.

ALFONSO: Si, y tanta cantaneta de jardines me dio mucho hambre. Ya veremos con que nos sorprende Tito, el rey de los hornos…

TITO: ¿Yo? …Ah si… ¡Yo!…

CAMILA: SI!

EZEQUIEL: Tito, vaya yendo para la cocina que mam… Doña Coca va a darle una mano para cualquier cosa que necesite.

TITO: Si, me retiro a la cocina señor… doña Coca te espero.(Sale a Cocina)

COCA: Voy a la cocina.(Sale a Cocina)

DOÑA BERTA: Y yo al baño.

CAMILA: ¿Otra vez?

DOÑA BERTA: Si, es que tengo que ir a DESPEDIR algunos entes malignos del interior.

ALFONSO: ¿En serio? ¿En el interior del baño?

DOÑA BERTA: Esteeeem…. Si… en el interior del baño… es uno de los lugares más predispuestos a tener visitas del otro lado.

ALFONSO: Pero que interesante… me encantaría ver uno de esos “rituales” que hace… ¿Puedo entrar con usted y ver cómo es?

DOÑA BERTA: ¿Al baño?

ALFONSO: Por supuesto, ahí están los entes ¿no?… ¿puedo ir?

CAMILA y EZEQUIEL: ¡¡¡¡NOOOOOOOO!!!!!

CAMILA: Es que quiero charlar con ustedes papá. Desde que llegaron no nos hemos podido sentar a conversar.

ALFONSO: Si, tenés razón tesoro… Señora, no va a faltar oportunidad para que la acompañe al baño.

DOÑA BERTA: (sonrojada) Ay! Hace cuanto no me hacían una propuesta así…

CAMILA: ¡¡¡Berta!!!

DOÑA BERTA: Porque siempre trabajo sola.. (Sale al baño)

EZEQUIEL: ¡Espere Berta que en el baño no hay luz! (Agarrando el foquito que está sobre la mesa) Señor Ignacio, vaya ahora y cámbiele el foquito a Doña Berta

IGNACIO: ¿Estás loco? Yo ahí no entro ni mamado… (ALFONSO y CATALINA lo miran asombrados por la actitud) tengo miedo a los espíritus. Si la señora, antes de que empiece, sale del baño yo entro y lo cambio. ¡Berta salga así cambio el foquito!

DOÑA BERTA: ¡No te preocupes nene! Ya me estoy acostumbrando. Además, me ayuda a concentrarme más, y las entidades fluyen mejor en la oscuridad…

EZEQUIEL: Bueno, tomen asiento y pónganse cómodos… Como si estuvieran en su casa.

ALFONSO: Obvio que es como si estuviéramos en nuestra casa, la casa de nuestra hija; ¿Vos vivís muy lejos de acá?

EZEQUIEL: ehh…si… vivo muuuuuy lejos.

ALFONSO: ¿lejos? Camila, nos contó que vivías a 15 minutos de su casa.

EZEQUIEL: Si, 15 minutos si voy en auto… pero el colectivo da muchas vueltas. Póne como 45 minutos… si no hay mucho tráfico… Ya vió cómo son los colectivos de los pueblos ¿no?

CATALINA: ¿Y por qué no tenés auto?

EZEQUIEL: Bueno, el mantenimiento de un auto no es sencillo. Es todo una responsabilidad.

ALFONSO: ¿No te considerás lo suficientemente responsable como para poder mantener un auto? ¿Cuántos años tenés?

EZEQUIEL: 24… pero no es eso…

CATALINA: ¿Qué estudias?

EZEQUIEL: Hotelería

ALFONSO: Ah… ¿los hombres estudian eso?.

EZEQUIEL: Bueno, no soy el único en mi catedra… hay otros hombres.

ALFONSO: Seguramente son todos gays.

EZEQUIEL: Si… es verdad.

CAMILA: Con Ezequiel nos conocimos en la universidad.

EZEQUIEL: Si.

CATALINA: ¿En que año estás?

EZEQUIEL: En segundo

CATALINA: ¿Segundo? ¿No tenías 24 años? No sabía que en la universidad se podía repetir de año, o estás cursando una materia por año.

ALFONSO: De este muchacho no me extrañaría.

EZEQUIEL: No. Esta carrera la empecé el año pasado. Ya me recibí de una carrera: Organización de eventos.

ALFONSO: Otra carrera de mujer…

CATALINA: ¿Qué proyectas para tu vida? Si llegás a tener una familia, ¿Cómo pensás mantenerla?

EZEQUIEL: Bueno, trabajo en una cadena de hoteles muy importante y con muchas oportunidades de crecimiento.

CATALINA: ¿Qué cargo tenés?

EZEQUIEL: Recepcionista.

ALFONSO: Trabajo de mujer… (A Camila) Nena, ¿vos estás segura que este chico no es…

(Gesto de muñeca)?

CAMILA: ¡Papá!

CATALINA: (Con desprecio) El eslabón más bajo del capitalismo.

ALFONSO: Bueno querida, hay personas que no nacieron para triunfar, sino para ser servidores de aquellos que si triunfan.

CATALINA: Como vos querido. Tuve la suerte de haberme casado con un hombre de mucho prestigio, y muy acaudalado, un triunfador de la vida. Nuestra familia nunca pasó necesidades, nunca nos faltó nada.

IGNACIO: Solo les faltó la humildad.

CATALINA: ¿Cómo?

EZEQUIEL: No, que falta la humedad… en esa pared había humedad, pero se ve que ya la arreglaste mi amor.

CAMILA: Si, amor. Papa, te tengo una sorpresa. Señor Ignacio, ¿por qué no trae el vino que conseguimos especialmente para mi papá?

ALFONSO: No me digas que conseguiste… el Châteauneuf- Du –Pape… ese vino no se consigue en nuestro país

CAMILA: Si, en realidad… lo consiguió Eze.

EZEQUIEL: Si; ya no lo traen más. Pero con perseverancia y paciencia lo conseguí.

ALFONSO: Bueno, definitivamente este es un punto a favor para el muchacho.

EZEQUIEL: Señor Ignacio, traiga el vino por favor. Está arriba de la mesada de la cocina.

(Sale IGNACIO por la cocina y EZEQUIEL, le acerca una copa a cada uno)

CAMILA: Ezequiel es todo un luchador. Siempre que se propone algo lo consigue. Sin importar las circunstancias por las que esté pasando, o los problemas que se le interpongan. Y esa fue una de las cosas que más me atrajeron de el… Su perseverancia es admirable.

EZEQUIEL: En eso no podría ser modesto… Conquistar el corazón de su hija no fue nada fácil. Pero como un tesoro como ella no se consigue a la vuelta de la esquina. No podía dejar pasar la ocasión de luchar para ganarme su corazón.

CATALINA: Ya me preguntaba yo que te había visto mi hija… la perseverancia.



CAMILA: Y otras cosas también; en la primera etapa de nuestra relación, o sea, cuando no éramos nada y nos estábamos conociendo me parecía que era un antipático y poco inteligente, pero al hablar un poco con el me di cuenta que era todo lo contrario… todo un caballero, muy atento, y con un cerebro privilegiado.

EZEQUIEL: Vas a lograr hacerme sonrojar.

ALFONSO: Evidentemente nosotros todavía estamos en la primera etapa de conocerlo.

CATALINA: (ALFONSO y CATALINA se ríen cómplices) y dudo mucho que salgamos de ahí.

DOÑA BERTA: (en Off): JA JA JA JA JA JA JA JA

CATALINA: ¿Y eso?

ALFONSO: Es la señora Berta…

CAMILA: Está usando el bidet…

CATALINA: ¿Cómo?

CAMILA: No… digo que lo debe estar pasando bien. Algunas experiencias con el más allá pueden resultar muy satisfactorias.

EZEQUIEL: Especialmente si son entes benignos.

ALFONSO: ¡Que increíble! Realmente me provoca mucha curiosidad el trabajo de esta señora.

CAMILA: A mi también me provoca muchas cosas su trabajo… pero no curiosidad.

(Entra IGNACIO con la botella de vino en la mano)

IGNACIO: Disculpen, me gustaría hablar un segundo en privado con el señor Ezequiel.

EZEQUIEL: Antes sírvanos.

IGNACIO: En un momento. Pero venga por favor SEÑOR. (Se van a una punta del escenario)

EZEQUIEL: ¿Qué te pasa Nacho? ¿Por qué no nos servís?

IGNACIO: Es que justamente de eso te quería hablar… hay un pequeño problemita.

EZEQUIEL: ¿Qué pasó?

IGNACIO: Fui a la cocina a buscar el vino, como dijiste.

EZEQUIEL: Si, ¿y?

IGNACIO: Y lo encontré…

EZEQUIEL: Si, ya veo…¿Por qué no nos servís?

IGNACIO: No no, a tu papá lo encontré.

EZEQUIEL: Si, se fue para allá.

IGNACIO: No, no me entendes. Lo encontré dormido sobre la mesada y a tu mamá tratando de despertarlo…

EZEQUIEL: ¡Que desubicado! Es lo mismo de siempre con él. Pero bueno, no es importante eso ahora… la botella de vino, servinos.

IGNACIO:No, Es que la botella estaba vacía.

EZEQUIEL: ¿Qué?

IGNACIO: Si. Tu papá. Se la bajó el solo. Y se quedó dormido con un pedo bárbaro sobre la mesada

EZEQUIEL: No. Soy hombre muerto.

IGNACIO: No necesariamente… ya se me ocurrió un plan. Ante la desesperación de ver la botella vacía… La llené de agua.

EZEQUIEL: ¿De agua? Ya está. Está todo perdido.

IGNACIO: No; pará un poco. Calmáte y escúchame. Ya lo solucioné.

EZEQUIEL: Dale. Ahora decime que sos un Jesús moderno y la vas a convertir en vino.

IGNACIO: ¡Exacto! Eso es lo que hice.

EZEQUIEL: ¿Qué?

IGNACIO: Si. A la botella de agua le puse un sobrecito de juguito TANG; un nuevo sabor… UVAS EXÓTICAS. Y le agregue unos chorritos de alcohol etílico. Soy un kapo, ¿No?

EZEQUIEL: ¿Vos me estás jodiendo, no?

IGNACIO: ¿Por?

EZEQUIEL: ¿Vos pensás darle esta mezcla a mis suegros y esperar que no se den cuenta de nada?

IGNACIO: Eze, miralos un poquito… ¿Vos crees que esta gente alguna vez tomó un juguito TANG?… no deben saber ni siquiera que existen los juguitos en sobrecitos… esta gente si quiere tomar jugo solo toman FANTA.

ALFONSO: ¿Hay algún problema?

IGNACIO: No. Ningún problema.

ALFONSO: Bueno, sírvame una copa que hace años no lo tomo. (Se le acerca extendiéndole la copa).

IGNACIO: (Mira a EZEQUIEL, y le sirve en la copa) Como no Señor.

(CATALINA no quiere tomar; y cuando CAMILA le acerca la copa para que le sirva,

IGNACIO le hace gesto de que “no”. No le sirve.)

ALFONSO: ¿Cómo? ¿Voy a tomar yo solo? Ezequiel, hacéme el favor y tome conmigo para brindar por haber conseguido esta reliquia. Son muy pocos los privilegiados que pueden apreciar el sabor de esta maravilla.

IGNACIO: De eso no hay ninguna duda. (Mientras le sirve a Ezequiel) Que lo disfrute Señor Ezequiel. (Ezequiel le hace gesto de que lo va a matar).

ALFONSO: (Solemne) Châteauneuf- Du –Pape… En una convención de los más reconocidos catadores internacionales, este vino fue catalogado como “El elixir de los dioses”… Y esta tarde señoras y señores tendremos el privilegio de sentir en nuestros
paladares el sabor de sus exquisitas uvas…

IGNACIO: Uvas exóticas (Ezequiel lo calla)

ALFONSO: No hay uvas más ricas que las que se cosechan en los campos de Chateau- et-Cazenac…

IGNACIO: ¿Dónde? (EZEQUIEL lo vuelve a callar)

ALFONSO: Por mi hija alzo esta copa y brindo… Salud. (Se toma el vino de su copa de una)

IGNACIO: Fondo blanco (Ezequiel le da un golpe)

(Alfonso, pone caras como de estar pasando el vino, hace todo tipo de gestos y algún que otro ruido; todos miran atentos)

ALFONSO: (Tratando de recomponerse) Bueno, tengo que decir que… hace mucho no lo tomaba… había olvidado lo agrio que era…

IGNACIO: ¡Uy! ¡Que boludo! Me olvide de ponerle azúcar. (EZEQUIEL lo golpea y lo agarra del brazo)

ALFONSO: (Sin escuchar a IGNACIO)… es… es una… es una DELICIA… Sirvame otra copa Ignacio..

(SALE DOÑA BERTA del baño y los ve a todos atentos)

DOÑA BERTA: Ay, pero ¿que pasa acá? … están tomando vino y no me invitan…

ALFONSO: Unase señora y pruebe esta maravilla… no hay en el mundo espíritu que se pueda resistir a su sabor.

(DOÑA BERTA le saca el vaso a Ezequiel)

EZEQUIEL: ¡Abuela no!

CATALINA: ¿Le dijo abuela?

CAMILA: Es que ya es como de la familia.

DOÑA BERTA: Muchas gracias señor por invitarme a una copa… y como decía mi amiga la Pepa, (se persigna mal) pobrecita que en paz descanse: “Dad a Cesar lo que es de Cesar, y a nosotros… la CERVEZA!”

ALFONSO: Pero no es cerveza, es vino…

DOÑA BERTA: (Solemne) No hay mejor compañero para el camino, que una buena copa de vino… (Hace fondo blanco. Empieza a hacer caras y algunos ruidos, para pasarlo mientras todos la miran)… (Lo mira Alfonso) Señor, esto es…. MARAVILLOSO. ¡BRINDEMOS!

CATALINA: Que olor a quemado que hay.

CAMILA: Si, es verdad.

EZEQUIEL: Papá…

(ENTRA LA COCA por la cocina con cara casi de desesperación)

COCA: Señor Ignacio. Se lo requiere en la cocina con suma urgencia. ¡¡Por favor!!

IGNACIO: ¿Qué pasó?

COCA: Anda a la cocina y vas a ver… corre (con una sonrisa). (IGNACIO SALE RAPIDO)

CATALINA: ¿Todo bien señora?

COCA: (Disimulando) Si; no hay NADA de que preocuparse.

CATALINA: ¿Está segura? Hay un olorcito a quemado…

COCA: Si, pero no hay nada de que preocuparse… debe ser el vecino haciendo un asado.

CATALINA: ¿Está segura Coca? Pareciera que es acá…

COCA: No hay anda de que preocuparse. El señor Tito está haciendo una de sus obras maestras…

DOÑA BERTA: ¡Un momento! Percibo algunas energías malignas… vamos a hacer un ritual limpiador… (A Catalina y Alfonso) Ustedes dos vengan… (le guiña el ojo a Ezequiel y se sienta en el sillón, con Alfonso y Catalina; uno de cada lado). Ahora, es imprescindible mantener los ojos cerrados y tomarnos de las manos… para que fluyan los entes espirituales y poder reconocerlos. (A Ezequiel sin que escuchen los padres de ella) Anda a ver que estupidez hizo borracho de tu padre… yo los distraigo.

(CAMILA y EZEQUIEL se acercan a COCA)

EZEQUIEL: (Se acerca a COCA y sin que escuchen ALFONSO y CATALINA) ¿Mamá que pasa?

COCA: Tu papá… se emborrachó; lo estaba cuidando para que no haga ningún papelón como suele hacer; me distraje dos segundos y no sé que metió en el horno. Se está prendiendo fuego la cocina. Asi que anda a buscar un balde…

.(EZEQUIEL sale corriendo al jardín y CAMILA corre para la cocina)

(SALE HUMO DE LA COCINA)

DOÑA BERTA: Ahora vamos a respirar hondo. Para poder entrar en estado de relajación. Inspiro…. Desaspiro…. Inspiro…. Desaspiro..

CATALINA: es EXPIRO

DOÑA BERTA: Haga como quiera señora… cada uno lo hace como le sale…

CATALINA: Quiero decir que se dice “Expirar”

DOÑA BERTA: Si en su país expiran, no es mi problema…. Acá desaspiramos.

ALFONSO: Querida, concéntrate…

(-ENTRA EZEQUIEL CON UN BALDE HACIA EL BAÑO- TiTO entra borracho y va hacia la botella… -ENTRA IGNACIO, lo ve y forcejean con la botella. Se la quita y la deja sobre la mesa y lo lleva a la pieza. – (CAMILA PASA CORRIENDO DE LA COCINA A la PIEZA )

DOÑA BERTA: Inspiro…. (Tose)… bueno, no inspiren tanto… quiero que se concentren no tanto en la imaginación, sino en lo que haya en sus mentes… Imaginense una pradera…

– (ENTRA EZEQUIEL CON EL BALDE CON AGUA Y VA PARA LA COCINA y CAMILA de la pieza a la cocina con una frazada) – (Entra Coca gritando… “AGUA”, Camila y Ezequiel yendo del baño a la cocina buscando agua con un balde cada uno)

DOÑA BERTA: … ¡AGUA! En la pradera hay agua… un charquito…

COCA: ¡Más agua!

DOÑA BERTA: ¡Un lago!

COCA: ¡Más agua!

DOÑA BERTA: ¡Un río!

COCA: ¡Más!

DOÑA BERTA: ¡¡¡UN MAR!!! Una pradera con un mar… visualicen el agua de mar descontrolada… yendo y viniendo.. Asi están los entes en este lugar…

– (Entra Tito de nuevo y agarra un vaso con vino… entra Ignacio…. Forcejean con el vaso…. Y salpican de agua a ALFONSO y CATALINA)

ALFONSO: ¡Señora! Siento el agua… no solo lo veo en mi cabeza sino también la siento…

CATALINA: ¡YO TAMBIEN! ¡LA SIENTO EN MI CARA!

DOÑA BERTA: ¡Muy bien siéntanla! Eso quiere decir que ya estamos conectados al más alla… No se desconcentren y por nada en el mundo abran los ojos…

COCA: ¡Está creciendo! ¡Necesitamos taparlo!

(- CAMILA y EZEQUIEL corriendo de la pieza a la cocina con frazadas y sabanas. -BERTA se para y los deja a los dos agarrados de la mano; se para atrás del sillón y pone una mano arriba de cada cabeza)

DOÑA BERTA: Eso! Taparlos… ¿Sienten algo en sus cabezas?

ALFONSO y CATALINA: Si.

DOÑA BERTA: (Zarandeando sus cabezas) Los entes están revolucionados… porque saben que quieren echarlos…

COCA: ¡No alcanza! ¡Más agua! (- Doña Berta corre agarra un vaso con “Vino” y les salpica en la cabeza)

COCA: Ahí está… se está terminando…

DOÑA BERTA: Estamos terminando… los entes se están yendo… se van… se van…

COCA: se apagó

DOÑA BERTA: Terminó… se fueron… (En escena Camila y Ezequiel todos sucios por el humo y exhaustos; Ignacio con Tito
dominado; Coca… relajada en la silla y exhausta; Berta con Alfonso y Catalina en el sillón) (- Alfonso y Catalina abren los ojos)

ALFONSO: (asombrado) Que intenso… ¿Y ustedes? ¿Qué les pasó?

DOÑA BERTA: Es que conectarse con el más allá es muy peligroso… y a veces suele tener repercusión en nuestro plano.

CATALINA: (asombrada) Jamás hubiera creído que estas cosas podrían ser ciertas… pero ahora veo que si.

ALFONSO: Fue increíble… realmente estuvimos en el más allá… Y logramos establecer contacto con los entes… Doña Berta, ¿Podriamos repetirlo?

TODOS: NOOOOOOOOO!

APAGÓN.

ALFONSO: La verdad que no me gusta nada ese muchacho…

CATALINA: A vos ningún muchacho que sea pretendiente de Cami te cae bien…

ALFONSO: Ya se; pero con este chico es diferente. Porque parece ser un buen muchacho, y una parte de mi quiere aceptarlo, pero hay otra parte que me hace poner un freno y desconfiar.

CATALINA: Si. Me pasa igual. Siento que es un buen chico. Pero esconde algo.

ALFONSO: ¡Eso! Eso es lo mismo que siento yo. Que está escondiendo algo. Desde que llegamos que tiene unos nervios muy evidentes.

CATALINA: Si tuviera la conciencia limpia no se comportaría de esa manera tan extraña. ¿Qué nos estará ocultando?

ALFONSO: ¿Antecedentes policiales? ¿Tendrá algún pasado criminal? Quizás sea un pervertido.

CATALINA: ¿Tendrá algún tipo de adicción? Quizás es un drogadicto…

ALFONSO: Puede ser… pero sea el caso que sea, estoy seguro que nuestra Cami no debe saberlo.

CATALINA: ¿Estás insinuando que nuestra hija no sería capaz de reconocer a un inmoral de estos?

ALFONSO: No. No digo eso. Lo que digo es que este tipo de personajes tan indeseables son seres muy astutos, persuasivos, son capaces de hacerte creer que pueden bajarte la luna.Y cuando ven a una chica sana, de buenos padres, y tan bonita, atacan con todas sus
artimañas y mentiras con el fin de conquistarla, para luego presumir ante sus amigotes que tiene un nuevo trofeo, y una vez cumplido esto, dejarla sufriendo para asi buscar una nuevavíctima.

CATALINA: ¿Y vos crees que Cami estará enamorada?

ALFONSO: ¿Acaso importa eso? Lo único importante de esto es que ella sea felíz. Y Jamás podría serlo con un hombre de esta calaña. No podemos permitir bajo ningún concepto que esta relación siga este curso.

CATALINA: Es verdad. Tenemos que hacer algo.

ALFONSO: No crié a una hija con tantos cuidados para que un pervertido de estos venga a ultrajármela.

CATALINA: No podemos permitir que esto suceda.

(ENTRA CAMILA, después de limpiarse la cara de la mugre del incendio)

CATALINA: Tesoro, que bueno que viniste; estábamos conversando con tu padre sobre vos y queríamos decirte lo que pensamos.

ALFONSO: Ese pibe es un pervertido.

CAMILA: ¿Que?

CATALINA: ¡Alfonso! Lo que tu papá quiere decirte es que no creemos que este chico Ezequiel, sea lo que vos necesitas para tu vida.

CAMILA: Pero, ¿Por qué?

ALFONSO: Solo te quiere llevar a la cama para después dejarte e irse con otra.

CAMILA: ¡Papá!

CATALINA: Alfonso… Hija, vos sabés que siempre quisimos lo mejor para vos. Te dimos todas las herramientas para que puedas ser alguien en la vida. Para que seas una triunfadora en cualquier cosa que te propongas. Para que puedas ser felíz. Y estamos seguros que este chico no es la persona idónea para acompañarte en ese camino a la felicidad.

ALFONSO: No tiene siquiera las aptitudes para merecerte.

CATALINA: Vos tenés que buscar a alguien como vos. A alguien que esté dispuesto a hacer lo imposible para hacerte felíz.

ALFONSO: Este muchachito ni siquiera tiene un auto… Si algún día se casan como Dios manda, y se van a vivir juntos…

CATALINA: Dios no quiera.

ALFONSO: … e intenten formar una familia, no va a alcanzar su sueldo de recepcionista para hacerlo. Al menos no para hacerlo con el caudal que una chica como vos se lo merece.

CATALINA: Este chico no te merece…

CAMILA: ¿No me merece? Y ¿ustedes que saben de el?…

CATALINA: Lo suficiente para saber que no es para vos.

CAMILA: Y ¿Qué es para mi? ¿Qué es lo que yo quiero? Ustedes no tienen ni la menor idea de que es lo que yo quiero, de que es lo que me hace bien… Lo que si saben, es lo que ustedes quieren para mi… ¿Cuándo dije yo que quería a un novio que tuviera un auto? ¿Realmente ustedes creen que yo quiero eso? O que quiero a un pibe que sea un abogado famoso que viva en una mansión, o a un médico reconocido que tenga un auto último modelo para que me lleve de compras a los shoppings más caros y lujosos. Si eso es lo que creen que quiero, es porque no me conocen.

ALFONSO: Hija, eso quiere decir que… ¿Te hiciste hippie?

CAMILA: No papá. No me hice hippie. Solo que no quiero eso que ustedes soñaron para mi. Quiero vivir mis propios sueños, ser feliz a mi manera con las cosas que yo quiera y que me hagan bien… Y Ezequiel, es quien me hace bien. No será perfecto.. pero me hace felíz. Y ustedes, desde que llegaron no han hecho más que juzgarlo y buscar sus defectos. Desde antes de llegar ya sabían que no lo iban a querer, y solo se esforzaron por buscar motivos para justificar su intolerancia, en vez de intentar conocerlo, y ver lo maravillosa persona que es, y lo mucho que me ama y respeta… Yo creí que después de este tiempo que no estuve viviendo en casa, ustedes habían tenido el tiempo para recapacitar su forma de ser, cambiado esa mentalidad tan perfeccionista y perversa… pero no… ustedes son lo que son…. La verdad que… no se para que vinieron. (Sale a la pieza)

CATALINA: Pero hija…

(SALEN CATALINA y ALFONSO)

(ENTRA TITO, compungido. Ya pasó la borrachera pero está un poco mareado todavía. Se sienta. A los segundos entra la COCA desde la calle con una caja de pizza)

COCA: Ya está viejo… ya conseguí la cena para los suegros del nene. Lo único que tenemos que hacer es sacarla de la caja y decir que la cocinaste vos… Viejo, ¿te sentís mejor?

TITO: ¿En qué sentido? Si es por la borrachera si… estoy mejor, solo un poco mareado. Si es por lo otro no.



COCA: ¿Lo otro?

TITO: Lo eché todo a perder.

COCA: Pero no viejo, ¡ya está! Ya conseguí la comida para hoy. Ni se van a dar cuenta.

TITO: No me refería a eso. Me refería a nuestra familia… (entra EZEQUIEL, pero no lo ven) Uno siempre trata de planear su vida. Vos sabés que siempre quise ser un gran mecánico… tener mi propio taller. Uno grande y muy reconocido. Ser el mejor en eso. Luego, tener una esposa hermosa y que me ame incondicionalmente; con ella tener muchos hijos a los que les daría todos los gustos que quisieran. Siempre quise que vivamos en una casa muy grande con tres baños y con una pileta. Pero, no es tán fácil… Lo único que se cumplió de todo esto, es lo de la esposa hermosa que me ame. No sé si esto se cumplió por gracia divina o por el destino, pero se cumplió sin que tenga que hacer nada para lograrlo. Simplemente estar en el momento correcto, en el lugar correcto. Ni siquiera se por que me amas. Pero mírame, de todo lo demás nada. De todos los hijos con los que soñaba solo tuve uno y es mejor de todo lo que soñé. Y acá estoy, sin saber como llegar a el, ni de cómo ser su amigo… y mucho menos su papá… ay viejita viejita… ¿Qué habré hecho en otra vida para merecerte?

COCA: Ay viejo, no te me pongas así que me vas a hacer llorar… Desde que estamos juntos nunca nos faltó nada, y siempre te rompiste el alma para que no pasáramos ninguna necesidad… Y a pesar de todas las dificultades que tuvimos, nunca dejaste de demostrarme
tu amor. Hoy estás cansado, y con todo una vida de sacrificios encima, y las cosas por las que pasamos han hecho que hoy tengas algunas debilidades y te cubras de esta coraza de hombre duro. Pero detrás de esa fachada yo se lo que hay. Un padre y esposo amoroso que
sería capaz de dar su vida por mi o por su hijo…

TITO: Si. Pero ya es tarde para ser un padre o esposo ejemplar…

EZEQUIEL: No papa. No es tarde.

TITO: Eze.

EZEQUIEL: Este día tan loco me hizo dar cuenta de muchas cosas. Me abrió los ojos. El hecho de que hayan aceptado esta locura de hacerse pasar por mis empleados fue una prueba inmensa del amor que ustedes me tienen y de lo que son capaces de hacer por mi. Yo amo a Cami, es una mujer maravillosa. Y para ella era muy importante esta visita de sus padres y yo quería que todo fuera perfecto para que ella sea feliz. Tenía miedo de que me avergonzaran frente a ellos. Y definitivamente, me siento avergonzado… pero de haber sido tan estúpido. No somos una familia perfecta… pero me siento orgulloso de que sean mis padres. (Se abrazan)

TITO: Familia… les prometo que a partir de hoy… no vuelvo a tomar ni una gota de alcohol.

(ENTRAN IGNACIO y BERTA)

IGNACIO: La cocina quedó hecha un desastre… pero nada que no se pueda arreglar.

DOÑA BERTA: Pero que impertinente que sos nene… ¿No ves que estás interrumpiendo un hermoso momento familiar?

IGNACIO: Uh… perdón…

TITO: No hay problema.

IGNACIO: AH eso si… vas a necesitar un horno nuevo y la mesada no la pudimos rescatar tampoco..

EZEQUIEL: No te preocupes.

IGNACIO: Yo se que están muy felices por la reconciliación, pero hay unos suegros que convencer…

(Entran CAMILA y SUS PADRES)

CAMILA: No Ignacio… no hay que convencer a nadie.

IGNACIO: Señor Ignacio…

CAMILA: No Ignacio… ya me harté de toda esta mentira… siempre queriendo hacer todo para tener su aprobación. Ya me cansé…

ALFONSO: Pero hija.. todo lo que hicimos fue para que vos seas feliz…

CAMILA: Ser feliz a su manera… pero eso no es lo que me hace felíz a mi… esto se termina aca. Doña Coca, Tito les pido mil disculpas por esta situación que tuvieron que vivir… les agradezco por todo lo que han hecho pero no es justo que tengan que pasar por
todo esto, por estas dos personas que no tienen corazón.

CATALINA: ¡Camila! No cuentes nuestras intimidades familiares a los sirvientes…

CAMILA: Ellos no son sirvientes… son mis suegros,… y todo esto fue para tener la aprobación de ustedes.

EZEQUIEL: Pero Amor..

CAMILA: Ya se Eze… pero no tiene sentido seguir con este juego. Yo te amo y no me importa lo que ellos piensen… sos lo mejor que me pasó en la vida. Y se que juntos vamos a ser muy felices… aunque mi familia no nos apoye

ALFONSO: Eso quiere decir que ustedes son… sus papas.

DOÑA BERTA: Uy pero que inteligente este tipo…

IGNACIO: Berta!

ALFONSO: ¿Vos fuiste el que inventó todo esto?

EZEQUIEL: Bueno, en realidad el de la idea fue el… (lo señala a Ignacio)

IGNACIO: ¡Perdón!

EZEQUIEL: Pero yo la apoyé… Camila me dijo lo importante que era para ella, y quería que todo salga perfecto… pensé que si conocían a mis padres todo iba a salir mal… pero me equivoque. Mis padres son lo mejor que tengo… y su hija también por supuesto.

ALFONSO: Pero… ¿Por qué accediste a esto?

EZEQUIEL: Señor, esa mujer que usted crió junto a su esposa… es única y yo sería capaz de hacer lo imposible para verla sonreir al menos. La amo como nunca amé a nadie…

ALFONSO: Perdón hijo. Creo que tengo que recapacitar sobre algunas cosas. Te mal juzgamos; estás loco como para haber hecho una cosa como esta. Pero eso es lo que quiero para mi hija. Alguien que esté loco por ella.

CATALINA: Cami, perdón. Viendo el ejemplo de estos padres veo que no nos hemos comportado como unos buenos padres deberían.

ALFONSO: Y tenés razón en enojarte con nosotros. Espero que entiendas que solo queríamos que seas felíz y esta es la única forma que conocemos para serlo.

CATALINA: Pero hoy aprendimos que no es asi. Existen varios caminos para lograr las cosas que uno quiere. Pero si ese camino no se transcurre siendo feliz, afrontando las dificultades con una mirada positiva hacia lo que viene, entonces no tiene sentido.

CAMILA: ¿En serio me están diciendo esto?

ALFONSO: Si. (A Ezequiel) Hijo, ahora si puedo decirte que: “Es un placer conocerte”… Me tranquiliza saber que mi hija tiene a alguien al lado que se preocupa por su bienestar y que busca su felicidad. Algún día cuando ustedes se casen, vivan juntos y empiecen su
propia familia, van a contar con todo nuestro apoyo.

COCA: Y con el nuestro también por supuesto.

EZEQUIEL: Muchas gracias… es un privilegio saber que contamos con ustedes.

CAMILA: Si, Gracias. Me alegro mucho que hayamos blanqueado toda esta situación y que nos apoyen… (A Ezequiel) por eso creo que debemos decirles la verdad.. ¿No?

EZEQUIEL: Si, amor.

CATALINA: NO ME DIGAS QUE ESTAS EMBARAZADA PORQUE TE MATO.

CAMILA: No mamá… no es eso.

ALFONSO: (A Catalina) Tranquila amor; Estamos creando lazos de confianza con los chicos y tenemos mucho por aprender… ¿Qué querés decirnos hija?

CAMILA: Gracias por la comprensión papa. Bueno, yo sé que ustedes son muy devotos hacia ciertos ideales que aprendieron desde chicos. Pero bueno, con Ezequiel estamos viviendo juntos desde hace 2 años.

ALFONSO: ¿Qué?

EZEQUIEL: Eso… que vivimos juntos y que estamos con planes a futuro de casarnos en algún momento.

CATALINA: ¿En algún momento?

ALFONSO: ¿Que están viviendo juntos desde hace dos años?… pero ¿Cómo?

CAMILA: ¿Qué pasa?

ALFONSO: Pero todavía no están casados. Eso quiere decir que ustedes ya… (Gesto que insinúa que hicieron el acto sexual).

TITO: Hijo e tigre.

COCA:¡VIEJO!

ALFONSO: (A Ezequiel) Yo te mato…

EZEQUIEL: No.. espere señor Alfonso… ¿No me dijo que…?

ALFONSO: NO tenías ningún derecho a….

CAMILA: ¡Papá!

ALFONSO: (Respira hondo) Perdón… creo que tenemos que adaptarnos a estos tiempos modernos.

CATALINA: Bueno, querido tampoco te rasgues las vestiduras que nosotros no llegamos inmaculados al altar.

ALFONSO: ¡Querida!

DOÑA BERTA: ¡Apa! Miramelo que picarón…

ALFONSO: No es el mismo caso… Además vos sabés por todo lo que tuvimos que pasar, y las consecuencias que nos trajo…

CATALINA: Si. Que nuestros padres nos den la espalda y nos borren de sus vidas, pero el fruto fué una hija hermosa… Y eso compensa y sobrepasa cualquier otra cosa.

CAMILA: ¿Vos quedaste embarazada de mi antes de casarte con papa?

CATALINA: Si… No fuimos bien vistos por esto, y perdimos muchas cosas por eso. Imaginate que nuestros padres, con la buena posición económica que tenían nos podrían haber facilitado muchas cosas, pero no. Tuvimos que hacer nuestras propias armas Pero no me arrepiento de nada. No nos arrepentimos de nada. No queríamos que vivas lo mismo que nosotros. En fín… vivimos en otros tiempos ¿No?

ALFONSO: (Lo mira a Ezequiel endemoniado)

CATALINA: ¿No querido? (El no responde)…. ¿NO QUERIDO? (Lo golpea)

ALFONSO: Si… si querida…

CATALINA: Bueno, nosotros nos vamos a retirar. Tuvimos un día lleno de emociones. Y necesitamos ver cómo vamos a hacer para arreglar el auto, ya que mañana tenemos que volver a casa temprano.

TITO: ¿Qué les pasó con el auto?

ALFONSO: No se. Creo que se le murió la batería.

TITO Pero… ¿Por qué no avisan? Yo se los puedo arreglar.

CATALINA: ¿En serio?

COCA: Por supuesto… Tito es un mecánico de primer nivel… de paso, podemos cenar juntos, y pueden quedarse en casa, nos sobra un cuarto, y seguro van a estar más cómodos que quedarse aquí durmiendo en el sofá… mañana tienen un viaje largo y tienen que estar
bien descansados… así también podemos conocernos un poco más…

CATALINA: Me parece una idea excelente; de todos modos mañana pasamos así nos despedimos, ¿les parece chicos?

CAMILA: Si mamá.

EZEQUIEL: Los esperamos entonces.

TITO: Vamos amigo… tenemos que ver que es lo que le está fallando al auto. Adios chicos.(Lo saca a ALFONSO)

COCA: Chau mi amor. Y fue un aplacer conocerte Cami, sos preciosa… te espero en casa pronto.

CAMILA: Si Coca. Vamos a visitarlos todos los sábados. Tengo muchas ganas de conocerlos mejor. ¿Vamos Cata?

CATALINA: Si Coca… Nos vemos chicos. Cuida a mi nena por favor. Sos un buen chico. Y por papa no se preocupen. Lo conozco y lo va a terminar asimilando. Le cuesta adaptarse al cambio de tiempos. Nos vemos mañana, adiós. (SALEN LAS DOS)

DOÑA BERTA: Que lindo todo esto ¿No? y vos, ¿para cuando te vas a conseguir a una chica en serio?

IGNACIO: No Berta; eso no fue hecho para mi…

DOÑA BERTA: Sos un degeneradito…

EZEQUIEL: Bueno, gracias abu por tu ayuda “espiritual”…

DOÑA BERTA: Gracias nada… los entes ya se fueron… pero… ¿Vos sabés el desgaste de energía que conlleva el contactarse con el más alla? Además te abre el apetito y no comí nada.

CAMILA: Bueno, tiene razón Doña Berta… Puede llevarse la pizza.

DOÑA BERTA: Ay pero no te hubieras molestado. (A Ezequiel) Aprende desconsiderado. Ah… otra cosa, antes de irme, ¿No podría pasar al baño por favor?

EZEQUIEL: Si abu por supuesto…

IGNACIO: Bertaaaa… No necesita ir al baño ¿no?

DOÑA BERTA: Es que ese bidet es como el paraíso en la tierra… ¡Ufa! Bueno me voy tortolitos.

CAMILA: Nos vemos Doña Berta y fue un gusto conocerla, y no se preocupe que a usted vamos a visitarla seguido también.

DOÑA BERTA: Gracias querida. Mas le vale a este que si….

IGNACIO: Vamos abuela yo la llevo a su casa…

DOÑA BERTA: Si, y ¿crees que pienso que lo haces porque sos un alma caritativa? Ya se que lo haces porque tengo la pizza.

IGNACIO: Es que yo tampoco comi nada.

DOÑA BERTA: Vamos Nachito.

(SALEN LOS DOS CON LA PIZZA. Quedan Ezequiel y Camila solos en la casa. Se miran)

CAMILA: ¿Pensás que es buena idea que nuestros papás se hayan ido juntos?

EZEQUIEL: No se si es una buena idea, pero me parece que tenemos que dejar de preocuparnos por aparentar o disimular a nuestras familias. Ya está. Ellos son lo que son y tienen que aprender a llevarse bien.

CAMILA: Es verdad. No nos preocupemos más por esto. Además, a pesar de todo, creo que salió mejor de lo que esperaba.

EZEQUIEL: Si ¿no? solo perdimos la cocina. (se rien)

CAMILA: Y además tenemos la casa limpia de “entes espirituales” (se rien) y sobreviviste a mi familia.

EZEQUIEL: y vos a la mía

CAMILA: Pero si son unos amores tus viejos.

EZEQUIEL: No me refería tanto a ellos, sino a la abuela Berta.

CAMILA: Es re simpática la abu. Tiene una fuerza… Ojala que cuando llegue a su edad tenga su vitalidad.

EZEQUIEL: Espero que cuando llegues a su edad lo único que tengas parecido a ella sea su vitalidad.

CAMILA: (se ríe) Pobrecita. Se portó re bien la abuela.

EZEQUIEL: Cierto. La verdad no me puedo quejar… Bueno, después de este día tan agitado, al fin me voy a poder dar una ducha ultra relajante e irme a dormir tranquilo.

CAMILA: Si, pero no te olvides que no tenés luz.

EZEQUIEL: ¡Uh! Cierto… tengo que cambiar el foquito. No soy la abuela que le gusta meterse al baño en la obscuridad.

CAMILA: De gustos no hay nada escrito.

EZEQUIEL: Lo voy a cambiar (SALE POR EL BAÑO)

CAMILA: (Se recuesta exhausta en el sillón) ¡Al fin un poco de paz! Amor, no te imaginas el alivio que siento de que todo haya salido bien…

EZEQUIEL: (En off) Que bueno mi vida. La verdad que también me siento más tranquilo de que todo haya salido bien. Todo salió cómo NO lo esperábamos.

CAMILA: Y menos mal que salió así. Lo único que lamento es que hayamos perdido la cocina. No me animo ni siquiera a ir a verla para ver cómo quedó… y encima con tu sueldo de recepcionista no va a alcanzar para comprar una nueva. Vamos a tener que comprar una
garrafita. Ojalá tuvieras un mejor trabajo. (suspira)

EZEQUIEL: (ENTRA DESDE EL BAÑO con cara de desilusionado) ¿Qué? ¿En serio me estás hablando?

CAMILA: (Lo mira con ternura picara) No… era un chiste, tonto… (Se acerca a el)

EZEQUIEL: Ah… me asustaste…

CAMILA: Me encantás y te amo por lo que sos… no por lo que tenes… (Lo besa)

EZEQUIEL: Yo también te amo por lo que sos… (Muy romántico y acaramelado) pero también amo lo que tenés…

CAMILA: (Acaramelada) ¿Ah si? ¿Y que tengo?…

EZEQUIEL: (La mira de arriba abajo) Muchas cosas…

CAMILA: ¿Cómo que?

EZEQUIEL: Te las puedo enumerar… una por una…

CAMILA: Me encantaría… pero me gustaría que estemos más cómodos…

EZEQUIEL: ¿Vamos a la pieza?

CAMILA: Vamos.

(SALEN JUNTOS MUY ROMANTICOS AL DORMITORIO)

(PASAN UNOS SEGUNDOS Y ENTRA DOÑA BERTA)

DOÑA BERTA: (Llamando pero bajito como para que en verdad no la escuchen) Ezeeeeeeeeeeee…… Camiiiiiiiiiii…… (Mira a todos lados comprobando que no haya nadie) (Se acerca a la puerta) ¡Dale! Vení…. ¡Apurate! No hay moros en la costa…

(ENTRA IGNACIO CON UNA CAJA DE HERRAMIENTAS)

IGNACIO: Berta no me gusta nada de nada esto… No me parece una buena idea…

DOÑA BERTA: Nadie pidió tu opinión al respecto… Además esta es mi única oportunidad.

IGNACIO: No Berta, no puedo hacerlo… (Intenta irse y Berta lo agarra del brazo)…

DOÑA BERTA: Vos no vas a ningún lado… si queres seguir tomando chocolatadas en mi casa, más te vale que me ayudes.

IGNACIO: Ay Doña Berta, nada es más placentero que tomar la choco en tu casa, son las más ricas del mundo…

DOÑA BERTA: Lo se… pero no habrán mas si no me ayudas.

IGNACIO: Ah, no serías capaz de no preparármela… no serías capaz de dejar a un pobre indefenso jovencito como yo sin su leche chocolatada (Pone cara para darle lastima)

DOÑA BERTA: (Lo mira) No te voy a hacer una mier….

IGNACIO: Tengo que practicar mejor mi cara de lastima…

DOÑA BERTA: Tus encantos solo tienen efecto con chicas más jóvenes…

IGNACIO: Las veteranas también suelen caer ante mis encantos…

DOÑA BERTA: Pero no con tu abuela del alma… dale andá. Es ahora o nunca. no tengas miedo y confiá en tu abuela querida… (Lo agarra de la cara y mirándolo a los ojos) ¡Hoy te convertís en héroe!

IGNACIO: (Emocionado por las palabras de aliento y tomando valor) Bueno… dame la pico de loro. (Se la alcanza).

(Opcional: COMIENZA LA MUSICA DE MISION IMPOSIBLE)

(IGNACIO SALE CON DETERMINACIÓN HACIA EL BAÑO)

DOÑA BERTA: ¡Dale apuráte! No nos pueden descubrir… Puede entrar alguien en cualquier momento…. (Se acerca a la habitación y mira… ve lo que están haciendo y se tapa la boca…corre como puede hacia el baño)…

DOÑA BERTA: ¡¡Dale nene!! Apurate… están ocupados… van a tardar un poco en salir…(Corre hacia la habitación y mira para ver si todavía tiene tiempo… vuelve a correr hacia el baño)

DOÑA BERTA: Todavía tenemos algo de tiempo… pero no hay que confiarse… porque cuando menos lo pensemos van a venir… (Corre hacia la habitación pero ahora prestando atención que Ignacio no la vea, se pone los lentes para ver mejor)…

IGNACIO (En off): ¡¡BERTA!! (Berta se sobresalta y se saca los lentes rápido para hacerse la tonta, pone cara de “yo no fui”) (ENTRA IGNACIO con el asiento del inodoro en la mano). Ya está abuela… tenemos lo que buscabas… Vamos…

DOÑA BERTA: ¡Lo logramos! ¡¡MISION CUMPLIDAAAA!!

(SALEN LOS DOS FELICES)

APAGON FINAL.

DATOS DEL AUTOR

Correo estebancentuok@gmail.com

Instagram @estebancentuok

Youtube Esteban Centu

Facebook: Damian Esteban Centurion

BIOGRAFÍA DEL AUTOR

“Damian Esteban Centurión es Argentino, y tiene 31 años de edad. Es cantante, actor, dramaturgo y director de la Compañía Artística Tatám (compañia de teatro independiente). Comenzó su carrera artística como cantante, haciéndolo en cumpleaños y pequeños eventos. Estudió  canto a los 16 años y después de unos años, empezó a estudiar teatro en el Teatro Colonial de Bs. As.; allí trabajaría como actor, en el elenco estable del mismo (con un repertorio de más de 30 obras de Teatro clásico). Luego, junto a Valeria Saavedra, crearía la Compañía Artística Tatám (Compañía de Teatro independiente), con la que trabaja desde hace 5 años hasta la actualidad realizando obras en Argentina.
Como dramaturgo, empezó a escribir obras teatrales en el año 2016 y dos de sus obras ya han hecho temporada en el under de la prestigiosa Calle Corrientes (Argentina).”

DATOS DEL AUTOR

Correo estebancentuok@gmail.com

Instagram @estebancentuok

Youtube Esteban Centu

Facebook: Damian Esteban Centurion

BIOGRAFÍA DEL AUTOR

“Damian Esteban Centurión es Argentino, y tiene 31 años de edad. Es cantante, actor, dramaturgo y director de la Compañía Artística Tatám (compañia de teatro independiente). Comenzó su carrera artística como cantante, haciéndolo en cumpleaños y pequeños eventos. Estudió  canto a los 16 años y después de unos años, empezó a estudiar teatro en el Teatro Colonial de Bs. As.; allí trabajaría como actor, en el elenco estable del mismo (con un repertorio de más de 30 obras de Teatro clásico). Luego, junto a Valeria Saavedra, crearía la Compañía Artística Tatám (Compañía de Teatro independiente), con la que trabaja desde hace 5 años hasta la actualidad realizando obras en Argentina.
Como dramaturgo, empezó a escribir obras teatrales en el año 2016 y dos de sus obras ya han hecho temporada en el under de la prestigiosa Calle Corrientes (Argentina).”