Esta comedia para 8 personajes es del autor Denis Gutierrez Vento. Me permitió compartirla en este sitio, pero si quieres llevarla a escena necesitas contactarte con él para pedir autorización puedes comunicarte a su correo, lo dejo al final del texto.

Es una obra de teatro cómica que se puede presentar con alumnos de teatro, de manera profesional o con alumnos de universidad. Todo ocurre en un salón de belleza.

Comedia corta para ocho personajes

Chisme de Salón

Personajes

Sarita Dueña del salón de belleza “Enredos”.
Nelly Hija de Sarita
Rosa Vecina del condominio, su marido está enfermo a punto de fallecer
Carlos Abogado.
Cristina. Hermana de Carlos
Cliente 1 Vecina del condominio
Cliente 2 Vecina del condominio.
Pocholo Proveedor del salón de belleza.

LA ACCIÓN TRANSCURRE EN EL SALÓN DE BELLEZA “ENREDOS”, UBICADO EN EL PRIMER PISO DE UN EDIFICIO DE CONDOMINIOS, DONDE VAN TODOS LOS INQUILINOS A PEINARSE Y CONVERSAR SOBRE LA VIDA DE LOS VECINOS. SARITA, LA DUEÑA DEL SALÓN DE BELLEZA SE ENCUENTRA ATENDIENDO A DOS CLIENTES.

Cliente 1.- Te cuento comadrita, que ayer me encontré con la Cuchita, que huachafa se viste, sus vestidos tienen unos colores horribles.
Cliente 2.– La usa más apretado que nudo de corbata.
Cliente 1.- Según cuenta son vestidos importados.
Cliente 2.- Importados, de donde hijita, ella no tiene ni para el te.
Cliente 1.- Pero no se puede negar que tiene un buen cuerpo.
Cliente 2.- ¡Buen Cuerpo ¡Buenas fajas que se pone la tipa, jajajajaja
Sarita. – Hay chicas con Uds. no se puede, a ver si adivinan quien vino ayer a peinarse y teñirse el cabello de rubio.
Cliente 1:  Clienta 2.- ¿Quién?
Sarita. – La viudita Consuelo.
Cliente 1.- Consuelo es lo que busca.
Clienta 2.- Esa viudita, se quitó el luto rapidito y ahora anda toda coquetona por el condominio.
Clienta 1.- Parece que el difunto empezó a penar.

Cliente 2.- O será el vecino.
Todos – Ja, ja, ja, ja
Sarita – Listas chicas, quedaron guapas.
Cliente 1.- Gracias Sarita, (MIRANDOSE AL ESPEJO) Tienes unas manos divinas, cóbrate, nos vemos la próxima semana.
Cliente 2.– (MIRANDOSE AL ESPEJO) Te pasaste Sarita, quede regia, ahora si a impresionar a mi negro, chau nos vemos la próxima semana.
Sarita. – (LA COGE DEL HOMBR0) Pero primero impresióname a mí y paga hijita.
Cliente 2.- Anótalo en mi cuenta, te juro que te pago la próxima semana. (SALE DE ESCENA)
Sarita. – Esa cuenta esta más larga que cuello de jirafa (TOMA SU AGENDA Y ANOTA), pero juro que esta es la última vez que la peino de fiado.

POCHOLO INGRESA CANTANDO Y LLEVA UNA CAJA QUE CONTIENE EL PEDIDO DE PRODUCTOS PARA LA PELUQUERIA



Pocholo. – Voy a reír, voy a bailar vivir mi vida lalalalá  Voy a reír, voy a gozar Vivir mi vida lalalalá ¡Hola Sarita ¡
Sarita. – Hola Pocholo, caramba que alegre estas hoy día.
Pocholo. – Las ventas van de mil maravillas. Sarita, aquí están tus pedidos. Champú, Tintes, Mascarillas,..etc., etc., etc.
Sarita. En buen momento llegas, porque se me esta terminando el stock.
Pocholo. – Y aquí tú cuenta. (LE ENTREGA UNA FACTURA)
Sarita. – Ah, ah, ah, vas a tener que esperarme un par de días, no tengo efectivo ahorita.
Pocholo. – Pero Sarita, sabes que soy como mi tía Sofía ella no fía, yo tampoco.
Sarita. – Pocholito de mi corazón solo dos días, no te fallo.
Pocholo. – Solo porque eres una de mis clientes estrellas te voy a esperar.
Sarita. -Como una de tus clientes estrellas, quien es mejor que yo.
Pocholo. – Chabela, me pago al cash, acabo de dejarle su pedido.
Sarita. – Esa tipa la tengo entre ceja y ceja, me ha robado todos los clientes.
Pocholo. – (MIRANDO TODO EL SALON) Tienes razón, su local esta lleno de clientes, pero como rajan de todo el condominio.

Sarita. – No, No, a mí eso de los chismes no me gusta nada.
Pocholo. – A mí tampoco, entre, dejé el pedido y Salí disparado como una bala.
Sarita. – Y yyy, llegaste a escuchar de quien rajaban.

Pocholo. – De casualidad, mientras esperaba a que me paguen, escuche como hablaban de Doña Cándida la mamá de Purita.
Sarita. – Cuenta, cuenta que decían.
Pocholo. – Hablaban que doña Cándida gastaba un dineral en velas.
Sarita. – Le han cortado la luz.
Pocholo. – No, les prende velas, mañana, tarde y noche a todos los santos para que su hija Purita encuentre novio, porque ya se le va el tren.
Sarita. – Oh, le reza algún santo.
Pocholo. – A varios, A San Antonio para que le de novio, San Gabriel para que le sea fiel, San Hilario para que le de todo el salario, San Matías para que cumpla todos los días, San Crispín para que no sea rapidin, San alejo, San Erasmo, y muchos Santos mas.
Sarita. – Parece que ningún Santo le hace caso.
Pocholo. -Debe estar bien desesperada, así como va, creo que Purita se va quedar Purita.
Sarita. – Y de quien más hablaron.
Pocholo. -No alcance a escuchar mas, además no me gustan lo chismes.
Sarita. – Si pues, (SARCASMO) menos mal que no te gustan los chismes.
Pocholo. – (MIRA SU RELOJ) me gana el tiempo, chau Sarita, no vemos dentro de dos días.
INGRESA ROSA APURADA
Sarita. – Hola Rosa, tiempo sin verte.
Rosa. – Sí mujer, tiempo sin vernos, es que Pancho mi marido, está muy enfermo no creo qué pase de esta semana por eso quiero peinarme y maquillarme para estar lista, tú sabes con los tramites y todo eso después no se puede hacer nada.
Sarita. – Tienes toda la razón, te hare un peinado serio para la ocasión.
Rosa. – Un peinado que me dure un par de días.
Sarita. – No te preocupes hija, que te va a durar hasta la misa del primer mes.
Rosa. – Te cuento algo, pero prometes no decir nada, ni estar contando por aquí y por allá.
Sarita. – ¿Cuándo me has visto a mí andar con chisme?, pero cuenta mujer, cuenta.

Rosa. -El abogado del cuarto Piso, lo vi anoche con una chica del condominio bien agarradito de la mano.
Sarita. – Ese abogado siempre me ha dado mala espina, y quien era la chica.
Rosa. – No pude ver bien pues como era de noche estaba oscura esa zona.
Sarita. -Escoge lugares oscuros para sus actos impuros.

Rosa. – Es un libidinoso ese abogo.
Sarita. -Tarde o temprano se sabrá quién es la chica, te has dado cuenta, que todos sus clientes son mujeres, ese abogadito lo tiene todo calculado.
Rosa. -Pero hay más comadrita
Sarita. -Pero por qué se detiene, cuente, cuente que yo soy una tumba.
Rosa. -Mientras no sea una tumba abierta, me contó Manuela que lo vio en Ica acompañado de una mujer.
Sarita. -Seguro será otra de sus conquistas que tiene por allá,
Rosa. – Un zamarro ha resultado ese abogado.
Sarita. -Listo Rosita quedaste guapísima, para esperar a que…., bueno, tú ya sabes.
Rosa. -Gracias Sarita, toma cóbrate, adiós te aviso cualquier circunstancia que ocurra.
Sarita. -Esto tiene que saberlo mi comadre Julia. (Coge el teléfono y llama). Hola Comadrita, te cuento las ultimas , el esposo de Rosa ya está para estirar la pata es cuestión de horas, sí pues, pobrecita , aunque ella ya tiene experiencia es el tercer marido que se le va , y no sabes el
Abogado del 4to piso se le ve todas las noches con una chica del condominio bien abrazado , besándola , como , no no , no se puede saber quién es , unas dicen que es alta , otros baja , otros dicen que gorda , no sé , nooooo, crees que es la esposa de Jeremías , pobre cuernudo ,
bueno amiga te dejo voy al banco porque estoy sin efectivo, la clientela está un poco baja hoy día.
Sarita. – (LLAMA A SU HIJA) Nelly, Nelly.
Nelly. – Me llamas mamá.
Sarita. – Sí hija, quédate un rato en el salón, voy al banco porque no tengo efectivo.
SALE SARITA, INGRESA CARLOs NELLY Y CARLOS SE ENCUENTRAN A EXTREMOS DEL ESCENARIO
Carlos. – ¡Nelly!



Nelly. – ¡Carlos! (VAN AL ENCUENTRO EN CAMARA LENTA LLEGAN AL CENTRO DEL  ESCENARIO Y SE ABRAZAN, SE OYE UNA MELODIA ROMANTICA)
Nelly. – Carlos, que haces acá, sabes que mi mamá no quiere verte ni por retrato.
Carlos. – Nelly, vengo decido a hablar con tu mamá de lo nuestro, ya es hora que lo sepa y nos dé su consentimiento, sabes que quiero casarme contigo.
Nelly. – Tus palabras me hacen feliz mi amor.
Carlos. – Además, voy a recibir una herencia.
Nelly. – (APARTE) Eso va a ser feliz a mi mamá.
Carlos. – ¿Qué dices?

Nelly. – Que vamos a ser muy felices.
Carlos. – Por favor llama a tu mamá, para hablarle de una vez.
Nelly. – No se encuentra, acaba de salir al banco, será mejor que regreses más tarde, voy a tratar de ablandarla.
Carlos. – Está bien regresaré, pero de hoy no pasa porque quiero formalizar todo.
Nelly. – Amor, que lindo.
SALE CARLOS, INGRESA SARITA QUE SE HA CRUZADO CON CARLOS CAMINO AL SALON DE BELLEZA
Sarita. – Qué sinvergüenza, camina por todo el condominio como si no pasara nada. (AL PUBLICO DESDE LA PUERTA DE INGRESO).
Bueno hija, estoy de regreso, si deseas puedes continuar con tus labores, me hago cargo del salón…
Nelly. – Si mamá (SALE Y EN EL MOMENTO INGRESA CRISTINA)
Cristina. – Buenas tardes señora, por favor tal vez Ud. me podría informar en que edificio vive el doctor Carlos.
Sarita. – Ud. Conoce al doctor Carlos?
Cristina. – Si por supuesto, lo que ocurre es que quiero darle una sorpresa, y no le avise de mi llegada.
Sarita. -(EN VOZ BAJA) Esta debe ser su esposa de Ica, la pobre seguro no sabe los cuernos que le pone el doctorcito este, Señora no piense que soy chismosa, pero ocurre…
Cristina. – ¿Qué ocurre?
Sarita. – Pero tranquila por favor, los vecinos del condominio, comentan que se le ve todas las noches al doctor con diversas chicas muy acaramelado.

Cristina. – Hay ese Carlitos, no cambia, siempre un picaflor, jajajaja
Sarita. -Pero no está molesta?
Cristina. – ¿Por qué?, lo conozco desde mucho tiempo, siempre anda en lo mismo.
Sarita. – (APARTE) Esta mujer se ha vuelto loca, no le importa nada.
Cristina. -Bien, permiso, seguiré buscando.
Sarita. -Estos son un par de degenerados, a ella, ni le importa los cuernos.
INGRESA CARLOS
Carlos. -Buenas tardes Sra. Sarita, vengo a conversar con Ud. de algo muy importante.
Sarita. – Conmigo nada tiene que conversar. Además, ya todo el condominio comenta.
Carlos. – ¿Comenta qué Sra.?
Sarita. – Te haces el distraído, el que no sabe nada (ENTRA NELLY)

Nelly. – Qué pasa mamá, porqué gritas? Carlos como estas, perdón Dr. qué bueno verlo por acá.
Sarita. – Tú adentro hija, no puedes escuchar esto.
Nelly. – En que podemos atenderlos, algún tratamiento.
Carlos. – Nelly no tienes que disimular, te dije que venía hablar con tu mamá de lo nuestro.
Sarita. – Que nuestro, ni vuestro, ni nada, ¿de qué está hablando?
Carlos. – Quiero a su hija y necesitamos su consentimiento para llevar nuestro noviazgo tranquilo y en un futuro casarnos.
Sarita. – ¿Casarse? ¿Qué?
Nelly. -Si mamá, es que tengo seis meses de…
SARITA. – ¡Que ¡mi bebe embarazada, no puede ser, no puede ser
CARLOS. – (IMPRESIONADO) ¡EMBARAZADA ¡pero si nunca…..
SARITA. – (A CARLOS) Ahora lo quieres negar, desgraciado, yo te mato (SE LE INTERPONE
NELLY)
NELLY. – Mama tranquila, tengo seis meses, pero de noviazgo con Carlos y pensamos casarnos.
CARLOS. – ¡Qué alivio ¡
SARITA. – El susto que me has dado hijita. No, No, Yo me opongo a esta relación.
(INGRESA CRISTINA)

Cristina. -Sra. No me dijo donde….Carlos te estaba buscando.
Carlos. -Cristina, que sorpresa, cuando llegaste.
Cristina. -Hoy día en la mañana, quería sorprenderte, pero no tenia….
Sarita. – Nelly, aquí tienes a la esposa del abogado.
Carlos. – Pero que dice Sra., ¿Esposa? No, es mi hermana. Cristina te presento a Nelly mi novia  y futura esposa y ella es…
Cristina. – Si ya la conozco, divertida la Sra.
Carlos. – Sra. Sarita, que es lo que todo el condómino comenta?
Sarita. – todos los vecinos hablan que Ud. es un sinvergüenza, degenerado, pervertido que esta con varias muchachas del condominio.
Carlos. – ¿Quien ha venido con esos chismes?, haré la denuncia por calumnia, pediré reparación civil, lo mandare preso de por vida.
Sarita. – (AL OIR LA AMENAZA DE CARLOS, SE PONE NERVIOSA) Yo solo he escuchado, por acá los vecinos son muy chismosos.
Carlos. – Dígame Sra. por favor quien ha sido



Sarita. – a ver, a ver, creo que todo este cuento es invención de Rosa, que vieja chismosa.
Carlos. – Le caerá todo el peso de la ley. (INGRESA ROSA LLORANDO)
Rosa. – (A SARITA) Comadre ya está en las últimas mi marido, de esta noche no pasa.
(SARITA LA ABRAZA, LA CONSUELA Y SE LE OCURRE UNA IDEA)
Sarita. – Ya se descubrió quien origino todo este embrollo.
Carlos. – Hable de una vez señora.
Sarita. -El chismoso que hizo todo este mal entendido no es otro que el esposo de Rosa.
Carlos. – Tendrá que vérselas conmigo cara a cara.
Sarita. – Tranquilo, Tranquilo, el hombre ya está en las ultimas, no vale la pena enojarse, para olvidarnos de todo este lio a Uds., le doy mi consentimiento para que se casen (LOS NOVIOS Y LA HERMANA CELEBRAN DE ALEGRIA).
Rosa. – Pero Sarita mi mari… (SARITA LE TAPA LA BOCA)
Sarita. – Rosa ya tu marido se va para la otra, (al publico) quien en la vida no dicho un chismecito.
APAGON

 

Para pedir autorización para el montaje escribe a  denisvento@hotmail.com