Si necesitas historias fáciles y divertidas para hacer teatro con tus alumnos de primaria haz llegado al lugar correcto.

Esta es una adaptación del cuento «Encerrado entre momias», esta versión se llama Atrapado con la momia, no se requiere escenografía.

Personajes:

Mamá

Papá

Niño

Guía

Momia

Turistas

 

Atrapado con la momia -obra de teatro corta para niños de primaria

 

El escenario vacío, los actores van entrando, primero pasa el guía.

 

Guía: como les comenté afuera, está prohibido tocar las paredes, los objetos y alejarse del grupo, esta pirámide de Keops está llena de pasadizos y laberintos que se usaban para evitar que los ladrones se llevaran los tesoros.

Papá: pero no les funcionó, de todas formas, se llevaron todo.

Guía: esos fueron los arqueólogos, pero muchos murieron trágicamente por las maldiciones existentes.

Mamá: ¿Maldiciones? ¡ay que emoción! Me encantan las historias de maldiciones.

Niño: mamá, pero tú me has dicho muchas veces que las maldiciones no existen ni los monstruos.

Mamá: eso es en la casa, aquí es diferente.

Niño: esto es muy aburrido, ya me quiero ir.

Papá: ¡no te puedes aburrir en las pirámides! Hay siglos de historia aquí.

Niño: yo quería ir a Disneylandia.

Guía: miren, en ese pasadizo encontraron el cadáver de un presunto ladrón, estaba de color azul, víctima de los hechizos que hay en el salón real. En esos jeroglíficos está escrita la maldición.

(Todos se acercan a ver los jeroglíficos, se escucha un quejido, el niño camina al extremo contrario, el grupo de turistas sigue caminando, el quejido se intensifica)

Espero que hayas disfrutado esta historia tanto como yo disfruté al escribirla, no puedo agradecerte lo suficiente tu apoyo. Ser un escritor sin lectores no tiene sentido.

Niño: (recorriendo el espacio, asustado) ¡hola! ¿hay alguien ahí? (voltea a su alrededor, se da cuenta que está solo) ¡mamá! ¡mamá! ¡ay no, ya se fueron todos! (el quejido se escucha más cerca y fuerte)

Sale una momia

Momia: ¿te parece bonito llegar aquí sin permiso? escuincle maleducado

Niño: lo siento, perdón, ¿señor?

Momia: ¡cómo que señor! Soy EL FARAÓN y tengo un dolor de muelas horrible, necesito tranquilidad.

Niño: perdón, don Faraón, no quería molestarlo. ¿Por eso se estaba quejando tan espantosamente?

Momia: sí, este dolor de muelas me está matando.

Niño: pero, creí que ya estaba muerto don Faraón

Momia: es una expresión. ¡Me duele mucho la muela!

Niño: mire, mi mamá siempre me hace cargar con una cajita de medicina, tenga una pastilla, es paracetamol, cura todo.

Momia: (se toma la medicina, el niño lo ve con curiosidad, la momia hace cara de que todo sigue igual)

Niño: no es magia, pero hace efecto en un momento.

Momia: ¡no funciona! (empieza a hacer gestos de sorpresa, se siente mejor) ¡esto es maravilloso! ¡amo este invento! ¿me das otra?

Niño: le regalo la caja, tengo muchas en mi casa… aunque no sé donde está mi mamá ni mi papá ni el guía.

Momia: yo te llevo, me sé su recorrido de memoria y todos los chistes malos del guía. Inventa muchas cosas, pero es buen tipo. Mira, camina hacia allá y los encontrarás.

(El niño camina en la dirección que le señala la momia, el grupo va entrando)

Niño: ¡Mamá!

Mamá: ¡Hijo! ¿qué haces aquí? (al papá) ¿qué no venía contigo?

Papá: sí, aquí lo traigo (voltea a ver a quién trae de la mano, es otra señora, se asusta y la suelta)

Mamá: no se puede confiar en ti. (a su hijo) ¿Estás bien?

Niño: sí, este viaje es increíble.

Papá: ¿ya ves? Te dije que la pasarías muy bien.

Guía: ahora, vengan por acá y podrán observar el sarcófago del gran Faraón

(SALEN TODOS)

FIN.

De antemano tienes autorización para presentar este texto, si lo haces me encantaría que me compartieras imágenes, videos o pases de mano, puedes enviarlos a contacto@taniaruizg.com o por Instagram 

Si este texto de teatro te fue útil puedes apoyar mi trabajo de las siguientes maneras: