A veces quisiera Monólogo para chica

El monólogo para chica es muy solicitado, pero parece que no hay muchas opciones de teatro para adolescentes, especialmente obras cortas para presentarlas en las escuelas pues ese tipo de textos es lo que más me piden los lectores.

Este monólogo para chica surgió de una petición especial de una lectora, espero te sea útil.

A veces quisiera Monólogo para chica

De: Tania Ruíz

Entra Melissa a la habitación, se ve que está molesta, prende su laptop o su vídeo celular.

Melissa: (preparando todo para grabar mientras dice el texto) ¿Así que me castigas porque me quieres mucho? Sí, claro, ¡eso es estúpido! Tú eres una estúpida, miedosa y anticuada. Quisiera que no fueras mi madre… siempre regañándome y prohibiéndome cosas. ¿Cómo te atreves a decirme que me quieres?

(La cámara está preparada para comenzar a grabar, Melissa se ve en el espejo, se arregla)

Melissa: En este vídeo voy a hablar de los padres, de las madres y de lo mucho que nos hacen sufrir.

A veces quisiera haber nacido en otra familia, a veces quisiera tener unos padres diferentes…

¿Cuántas veces te han castigado? A mí muchas, y todo porque mi mamá tiene la absurda idea de que así me demuestra su amor. ¿Qué no se supone que cuando quieres a alguien haces cosas para que esa persona se sienta bien? Yo me sentiría muy bien y muy feliz si mi mamá me diera permiso de ir a la fiesta de Karina.

Pero no ¡¿cómo me va a dejar ir a una fiesta en donde habrá alcohol y muchachos guapos?!

Tengo 15 años, edad suficiente para divertirme, y sí puede que tome un poco. ¿Pero qué tiene de malo tomar? No me voy a emborrachar, tampoco seré una alcohólica…

¿Y cómo voy a tener novio si no me dejan salir? ¿Mi mamá quiere que me meta de monja o qué?

“Estudia”, me dice, cómo si estudiar terminara con todos los problemas. Mi mamá estudió y de todas maneras no tenemos dinero. Mi papá también estudió ¿y? ¿sirve de algo? ¡No! No me pueden comprar el Iphone que quiero, ni la ropa que me gusta. Miren los zapatos que traigo ¡son una vergüenza!

Y ni les enseño mi casa porque es para morirse, está horrible.

(imitando a su mamá) “Te damos todo lo que necesitas” “tienes libros, comida, ropa, hasta un celular, ya quisieran muchos tener lo que tú tienes” Pinche celular de mierda, esto pasó de moda hace como tres años…

Lo que pasa es que mi mamá es una vieja aburrida y menopausica que solo se la pasa bien haciéndome sufrir.

Mientras yo grabo este vídeo, mis amigas se están arreglando para ir a la fiesta de Karina, mientras yo esté haciendo la tarea, ellas estarán bailando, tomando y platicando con los chicos más guapos de la escuela.

Seguramente mientras yo esté cenando, Karina estará besando a Jorge…

Tengo 15 años y nunca me han besado, porque según mi mamá estoy muy joven para eso.

Basta… ya sé lo que tengo qué hacer

(Apaga la cámara, marca en su celular)

Melissa: (al teléfono) hola, Karina… mi mamá no me dejó ir a tu fiesta… ya sé… es una idiota, pero ya estoy harta de ella y de sus cuidados así que me voy a escapar de la casa, total se supone que estoy en mi cuarto, puede que ni se entere que voy a salir… tiene mucho trabajo, ni siquiera va a venir a ver cómo estoy… ya sé, me gustaría tener unos papás como los tuyos… oye ¿tú crees que puedan venir por mí? …. ¿Ya estás con Jorge?… ¡qué suerte tienes!… sí… muy bien… aquí los espero (cuelga)

Melissa: ¿qué me pongo? No tengo nada de ropa linda, tendré que irme con esto… ¡qué emoción! Mi mamá está loca si cree que me voy a perder esa fiesta… y si me descubre, ni modo… la divertida no me la quita nadie… ¡Los cigarros! Ya se me estaban olvidando y con el trabajo que cuesta conseguirlos…

(Suena el celular)

Melissa: ¡hola!… mi mamá me castigó y no me dejó ir a la fiesta… sí, ya vez que es una vieja histérica, a veces quisiera que ya se muriera para que me deje en paz… pero sí voy a ir… sin permiso y a escondidas… le pedía a Karina que viniera por mí…. ¿sabes que ya está con Jorge? … ¿desde anoche?… ¡no es cierto!… ¿ella te dijo?… ¿y cómo fue?… ¡qué nervios!… ¿en su casa?… es que los papás de Karina son la onda, mi madre se infarta si un muchacho se queda a dormir aquí… ¡Con razón sentí que Karina estaba más feliz que de costumbre!… sí, también parecía que estaba un poco tomada… bueno nos vemos al rato…

(Cuelga)

Melissa: (llama a Karina de nuevo) Hola… ¿les falta mucho para llegar? Ya estoy lista… ¿en diez minutos? Bueno, sí me voy a la esquina de la casa y ahí los espero… (Melissa se retira un poco el celular como si hubiera escuchado un sonido muy fuerte) ¡Karina! ¿qué pasó?… ¡Karina!… ¿están bien? (silencio) ¡Karina contéstame!… ¡Karina!… (se nota que está preocupada) por favor, no me hagas bromas, ya dime qué pasó… ¿quién habla?… sí, la conozco es mi amiga, estaba hablando con ella… ¿por qué tomaste su celular?… ¿¡qué!?… ¿ella está bien? … no es cierto… ¿es una broma, verdad? Mira, dile a Karina que no es gracioso… voy a salir y la veo en unos minutos en la esquina de mi casa…

(Melissa se queda escuchando… está inmóvil… no puede creer la noticia que le están dando… a lo lejos se oye el sonido de una ambulancia)

Melissa: sí… puedo llamarle a sus papás… sí… (cuelga)

Melissa: (va a marcar, se detiene) no puede ser cierto… tiene que ser una broma, a Karina le encantan las bromas… pero ahora sí se pasó… no puede estar muerta… no puede ser verdad…. ¡Mamá! Necesito que me lleves a ver Karina, dicen que tuvo un accidente…

Melissa sale de escena.

Oscuro.

¡GRACIAS POR LEER!
Espero que hayas disfrutado esta historia tanto como yo disfruté al escribirla, no puedo agradecerte lo suficiente tu apoyo. Ser un escritor sin lectores no tiene sentido.

Las palabras son mi medio de expresión y a través de ellas busco aportar valor al mundo. Entré al mundo teatral, al reducido mundo teatral de Guadalajara Jalisco, en 1996, actúe en varias obras durante poco más de 15 años, pero en el 2012 decidí que quería escribir, crear esas historias que emocionen a las personas, que toquen corazones, que hagan soñar.

Comencé con obras cortas, y tengo la fortuna de que casi todos mis textos se han representado, algunos en países como Argentina, Chile, Uruguay y España.

Mi sueño es vivir completamente de la venta de mis libros, ebooks o de las palabras que comparto en mi blog, sé que vas a presentar esta obra sin fines de lucro, adelante, pero por favor no olvides darme el crédito correspondiente y si es posible envíame fotos o vídeo de la presentación.

Y comparte este monólogo para chica a través de tu red social favorita, así me ayudas muchísimo.