Cuando sea grande Monólogo para adolescente

¿Qué quieres ser cuándo seas grande? esta es una pregunta que solemos hacer casi siempre a los niños, pero ¿de verdad necesitan saber que quieren ser?

Escribí este monólogo por una petición especial, tuvo muy buena acogida y varios grupos lo han presentado.

Aquí está el texto, espero que lo disfrutes.

  • 1 actriz
  • 0 actor
  • 10 minutos

Cuando sea grande Monólogo para adolescente

de Tania Ruiz

Personajes:

Valeria

Oscuro, ruidos de fiesta de adolescentes, música ¡qué los abra! ¡qué los abra! Aplausos… silencio. Se prenden las luces, vemos a Valeria entrando al escenario, camina rápido, se ve que está enojada, tiene un regalo entre sus manos. Se escuchan ruidos de fondo, como si la fiesta continuara sin Valeria.

Valeria avienta la caja de regalo sobre su cama.

“Una bata, una bata de doctora ¿a qué mamá se le ocurre regalar eso a su hija? Estoy segura que tengo a la mamá más loca del mundo o por lo menos a la única que quería ser doctora y no lo logró.
¿Qué se supone que voy a hacer con una bata? (se la pone) ni siquiera pintando la tela y haciéndole unos cortes la puedo usar como vestido… Esta horrible (se la quita y la avienta lejos).

monologo para actriz adolescente

Y todos allá afuera están esperando que salga con eso puesto, mi mamá seguramente les dirá “miren qué linda se ve mi Valeria, será una gran doctora, pediatra, porque le gustan los niños”

Para que lo sepas mamá, el único niño que me gusta es Rubén y tiene 14 ya no necesita un pediatra… Es tan lindo, el me dio un regalo que sí me gusta (toca una cadenita que trae en el cuello o una pulsera), en cuanto sea más grande voy a ser su novia.

Estoy muy chica para pensar en andar de novia, pero no estoy chica para decidir lo que seré el resto de mi vida. ¿Quién los entiende? Me dicen: “no puedes andar de novia porque no sabes lo que quieres y tienes que ser más grande para tomar una decisión seria con los muchachos”

¿Es más importante la decisión de salir con alguien que decidir qué quiero ser durante TODA MI VIDA?

TODA MI VIDA ¡qué horror! Eso es mucho tiempo… ¿qué me gustará hacer cuando tenga 30 o 40 años? ¡40 AÑOS!! no quiero ser tan vieja nunca…

Tengo que regresar a la fiesta y no puedo salir con esto puesto…

¡Pero mi mamá se va a sentir muy mal si le digo que no me gustó su regalo!

¡Ay ahora tengo dos problemas encima! Decidir que estudiar y contentar a mi mamá.

Qué difícil es tener 12 años. ¿Qué hago?

(Se pone la bata, toma una muñeca, le habla a un paciente imaginario) Es niña, Don Alfonso, una niña saludable y hermosa… (ve a la muñeca) bueno, muy hermosa no está, pero seguro se compone con los días, porque todos los bebés nacen un poquito feos, solo que nadie lo dice porque esta sociedad miente mucho y la primera mentira que escucha un ser humano es “que bonito estás”

¡No puedo ser doctora! Soy muy mala diciendo mentiras y no me gusta la sangre… ¿y si hubiera una emergencia? ¡Doctora Valeria, la necesitamos en el quirófano!

(Pone a la muñeca en el suelo)

¡No respira! Háganse a un lado (se pone a darle respiración y le hace RCP) ¡Rápido, traigan el equipo! ¡Cómo que todos están ocupados! Esta niña se muere!

(Valeria se quita la bata, se ve que está triste y no puede controlarlo)

No quiero ver morir a las personas (se le salen las lágrimas), ya vi morir a mi papá y no… no, no puedo vivir eso una y otra vez…

Mi papá era maestro, él me enseñó a leer y a escribir desde que yo era muy pequeñita…

Lo extraño.

(Valeria trata de contener el llanto)

Si mi papá estuviera aquí mi mamá no me habría comprado esta bata…

Mi papá siempre decía que los niños debíamos cumplir nuestros sueños y no los sueños de los adultos frustrados… esa palabra siempre me hacía reír porque creía que los adultos eran unas frutas muy maduras que se echaban a perder con los años.

¿Mi mamá estará frustrada?

(Se oye un grito “Valeria, te estamos esperando”)

¡Ya voy!

(El grito se escucha más cerca: Valeria, ven)

¡Déjame en paz! Voy a salir cuando esté lista, ya deja de molestarme! (Mientras grita retuerce la bata y la avienta con toda su fuerza hacia el espacio que sería la puerta de su habitación)

¡Yo no quería una fiesta, tampoco quería una horrible bata de doctora!

(Silencio, se escuchan unos pasos que se alejan)

Mamá? Mamá?
(silencio)

No debí gritar eso ¿por qué lo dije? Ahora me siento la peor hija del mundo. Mi papá estaría muy triste si me oyera hablarle así a mi mamá. ¡Ella solo quiere que yo sea… que yo sea… feliz!

Mi mamá solo quiere que yo sea feliz. Tengo que explicarle que ser doctora no me hará feliz, que lo que quiero es… no sé, ser maestra como mi papá o cineasta para hacer películas de amor, no mejor seré cantante… (canta un pedacito de una canción de moda) seré muy famosa y firmaré muchos autógrafos… o puedo ser actriz y representar a una increíble doctora que salva miles de vidas (Valeria sonríe)

No sé qué quiero ser cuando sea grande, pero sí sé que quiero ser feliz. Por lo menos mi mamá y yo estamos de acuerdo en eso.

Y también quiero que mi mamá esté feliz.

(Valeria se pone la bata) Creo que las maestras de química también usan bata, ojalá que mi mamá se sienta feliz con eso…

(Camina hacia la puerta, se regresa)

Y si todos escucharon lo que le grité a mi mamá?

¡Qué pena! Allá está Martha, a ella le encanta comunicar lo que sucede con los vecinos, seguramente mañana se enterarán todos de los gritos que pegué. Por favor, por favor que no me haya escuchado.

Voy a salir como si nada, como si estuviera muy contenta con mi regalo, le voy a dar un abrazo a mi mamá y le pido perdón al oído, bajito para que solo ella me escuche.

(Se arregla la bata, se pone derechita, sonríe fingidamente. Se da cuenta que se ve muy falsa, sonríe de manera normal)
Prometo que cuando tenga hijos o hijas no seré una adulta frustrada, seré una adulta como mi papá y voy a dejar que mis hijos estudien lo que quieran estudiar, siempre les voy a dar lo que ellos quieran de regalo y nunca, nunca los voy a regañar…
(Valeria respira profundo, sale del escenario, se escucha que grita: ¡Está hermosa, mamá, gracias, es justo lo que quería!)

 

FIN
¡GRACIAS POR LEER!
Espero que hayas disfrutado esta historia tanto como yo disfruté al
escribirla, no puedo agradecerte lo suficiente tu apoyo. Ser un
escritor sin lectores no tiene sentido.

Si vas a montar este texto sin fines de lucro, adelante, tienes mi autorización de antemano, pero si vas a presentar la obra de manera profesional toma en cuenta que el pago por derechos de autor suele ser del 10% ponte en contacto y podemos negociar la cantidad para que todos ganemos algo 🙂
¿Te gustaría apoyar mi trabajo? puedes hacerlo de las siguientes formas:
*Comparte el texto en tus redes sociales
*Suscríbete a mis redes sociales facebook, youtube, instagram y pinterest. Si usas Telegram puedes seguirme en este canal

Por favor no olvides darme el crédito correspondiente al hacer el montaje y si es posible envíame fotos o vídeo de la presentación 🙂




Tania Ruíz

Escribo esas historias sencillas que los grandes dramaturgos no tienen tiempo de contar.
Lee, comenta, comparte y dale vida a estos personajes que esperan pacientemente tu llegada.


Quiero enterarme de las próximas obras


Facebook-f


Instagram


Pinterest