Obra de teatro para 4 hombres y 2 mujeres. Teatro para preparatoria

Embaraza2 es una obra de teatro para Preparatoria. Fue petición especial de una amiga así que la obra cumple las condiciones que pidió: 6 personajes, nada de escenografía y un máximo de 15 minutos en escena.

En pleno siglo XXI se vive en México una situación angustiante con las chicas que se embarazan antes de los 20 años, la mayoría de ellas no terminará la escuela y será madre soltera porque el papá del bebé suele no hacerse responsable del niño.

A través del teatro, y de una manera divertida, podemos poner nuestro granito de arena para cambiar esta situación. La adolescencia no es la mejor etapa para embarazarse.

En esta propuesta quise hablar desde la perspectiva del chico, para dar una lectura diferente y simpática a este asunto que suele ser melodramático.

Teatro para preparatoria

teatro para preparatora

EMBARAZA2

Personajes:

Anahí

Ximena

Emilio

Ismael

Alan

Oscar

Escenario vacío, es el patio de la escuela. Los cuatro chicos están sentados, callados, Emilio está muy nervioso, se para, se sienta, se para, camina, se sienta.

Ismael: cálmate.

Emilio: ya se tardaron

Alan: Así son las mujeres cuando van al baño en bola, quién sabe qué cosas harán ahí adentro.

Oscar: esto es peor que esperar las calificaciones del profe de mate.

Emilio: ¿y si dice que sí?

Ismael: va a decir que no

Oscar: ¿cómo sabes?

Ismael: no sé, lo digo para tranquilizarlo.

Alan: ahí vienen…

Entran Ximena y Anahí

Emilio: ¿qué pasó?

Ximena: ¿traes agua?

Emilio: no, ¿por qué no salió Pamela?

Anahí: está estresada y no puede ir al baño, necesitamos agua

Emilio: ¿traen agua?

Todos dicen que no

Anahí: Oscar, ve a comprar agua, por favor.

Oscar: ¿yo por qué? Que vaya Emilio que es el interesado.

Ismael: yo voy, dame dinero.

Emilio: no traigo. Préstame

Ismael: ¿de a litro o litro y medio?

Anahí: litro y medio. (Ismael sale)

Alan: pero si Pamela va a miarbolito cada cinco minutos, ahora resulta que no puede.

Ximena: es que todo cambia con el embarazo.

Emilio: (casi cayéndose) entonces sí esta…

Anahí: ¡no! Todavía no sabemos, no ha hecho la prueba.

Silencio

Ximena: ¿era tan difícil cuidarse?

Emilio: pues… es que… yo…

Alan: no es difícil, pero a este pendejo le ganó la emoción.

Anahí: y por “emocionados” ya se arruinaron la vida.

Oscar: tampoco es para tanto, Anahí, un bebé es… diría que es algo bonito, pero a mí no me gustan los bebés, pero tampoco son la ruina.

Ximena: a mí sí me gustan los bebés, pero tendré uno hasta que termine de estudiar, encuentre trabajo y tenga mi casa propia.

Ismael: aquí está el agua.

Anahí: gracias, ven Ximena.

Se van al baño

Ismael: ¿qué pasó?

Oscar: nada, las mujeres que son unas exageradas, Anahí cree que Emilio y Pamela ya arruinaron su vida.

Alan: pues será Pamela, porque Emilio no está embarazado

Ismael: ¿cómo que no? Es el papá claro que está embarazado

Alan: ya sé, pero él puede seguir estudiando, trabajar… en cambio Pamela

Emilio: mi mamá me mata si le digo que voy a dejar la escuela.

Ismael: también te va a matar cuando le digas que va a ser abuela.

Emilio: ¡¿qué hice?!

Oscar: uy, con razón la cagaste ¿qué nadie te explicó lo de las abejitas y las flores?

Alan: ¿estás seguro que eres el papá?

Emilio: ¡pues claro! No te voy a permitir que hables mal de mi novia.

Alan: perdón, solo era una opción para salir de esta

Emilio: la opción será casarnos

Oscar: ¿a los 17 años? Qué horror

Ismael: no puedes dejar de estudiar, si te sales de la escuela solo vas a encontrar trabajos de chalán que pagan una mierda y no podrás mantener al bebé ni a Pamela.

Llegan las chicas

Emilio: ¿y?

Anahí: nada, ya se tomó toda el agua, pero todavía no le dan ganas.

Ximena: si sigue llorando va a sacar toda el agua por los ojos.

Emilio: ¿por qué está llorando?

Anahí. ¿y tú por qué crees? Con la ilusión que le hacía el baile de graduación.

Ximena: pero si está embarazada no podrá asistir porque tendrá una panzota de este vuelo para esa fecha.

Ismael: puede perder un semestre y regresar, es más puede seguir estudiando porque según mis cuentas el bebé nace en las vacaciones después de que termine nuestro último semestre.

Anahí: ¿y tú crees que es tan fácil venir a la escuela con semejante panza?

Ismael: pues muy difícil no ha de ser, ahí está el Balas, pesa como 150 kilos y puede estudiar.

Ximena: qué tonto! No es lo mismo.

Emilio: ¿voy con Pamela?

Anahí: ¡no! Ni te le acerques ahorita eres la última persona a la que quiere ver.

Emilio: ¿por qué?

Ximena: pues por lo que hiciste.

Emilio: ¡yo no hice nada!

Anahí: ¡eyacular 200 millones de espermatozoides es no hacer nada!!

Ismael: no seas exagerada

Anahí: esa es la cantidad, lo vimos en la clase de biología ¿no te acuerdas?

Ismael: digo que no exageres en la culpabilidad de Emilio, Pamela también puso de su parte.

Anahí: bueno, pero su parte fue más chiquita. Solo un óvulo.

Emilio: la cagamos los dos, está bien, ya entendimos. Pero ahora hay que resolver esto juntos y si Pamela no me quiere hablar va a ser imposible encontrar soluciones.

Ximena: creo que la escuché, ven Anahí, vamos a ver si ya pudo.

Salen

Oscar: como son exageradas, de veras, pinches viejas.

Alan: no puedes vivir con ellas, pero sin ellas tampoco. Oye ¿y por lo menos lo hicieron así como de película porno o fue un rapídin en el carro de tu mamá?

Emilio se levanta dispuesto a golpear a Alan, Ismael y Oscar lo detienen.

Emilio: te voy a madrear, hijo de la…

Alan: ¡lo siento! Era broma

Emilio: no estoy para bromas

Alan: ya, ya… lo siento. Se nota que traes alteradas las hormonas, te ha de estar bajando. Ah no, ese es el problema…

Emilio otra vez lo quiere golpear, Ismael y Oscar lo detienen.

Ismael: ya Alan, no te pases.

Alan: ya pues, solo era una broma para relajar el ambiente.

Llegan las chicas

Emilio: por favor díganme que ya saben algo.

Anahí: sabemos muchas cosas.

Ximena: excepto cambiar pañales

Anahí: y la buena noticia es que ¡no tendremos que aprender! Todavía

Ximena: negativo

Emilio: no está embarazada?

Ximena: no

Emilio: ¡qué bien! Voy con Pamela

Anahí: no, ya se fue y dijo que no la busques, que no quiere saber nada más de ti.

Ximena: se va a concentrar en la escuela y ya no quiere novios pendejos que no saben usar un condón.

Emilio: están bromeando

Anahí: no.

Emilio: ¡Pamela! (se va corriendo a buscarla)

Alan: ¿era broma, verdad?

Anahí: no.

Oscar: pobre Emilio, se quedó sin bebé y sin novia al mismo tiempo.

Ismael: vamos a la siguiente clase

Alan: mejor vamos a festejar que no hay bebé… ¿o vamos a practicar cómo hacer uno Ximena? Yo sí sé cuidarme.

Ximena: idiota, vámonos Anahí.

Salen las chicas, salen los chicos por otro lado.

FIN

¡GRACIAS POR LEER!
Espero que hayas disfrutado esta historia tanto como yo disfruté al
escribirla, no puedo agradecerte lo suficiente tu apoyo. Ser un
escritor sin lectores no tiene sentido.

Las palabras son mi medio de expresión y a través de ellas busco aportar valor al mundo. Escribo cuentos, relatos, obras de teatro y la mayoría de mis palabras terminan en la papelera de mi computadora.

Entré al mundo teatral, al reducido mundo teatral de Guadalajara Jalisco, en 1996, actúe en varias obras durante poco más de 15 años, pero en el 2012 decidí que quería escribir, crear esas historias que emocionen a las personas, que toquen corazones, que hagan soñar.

Comencé con obras cortas, y tengo la fortuna de que casi todos mis textos se han representado, algunos en países como Argentina, Chile, Uruguay y España.

Mi sueño es vivir completamente de la venta de mis libros, ebooks o de las palabras que comparto en mi blog, por eso te pido que, si vas a presentar esta obra de manera profesional, te pongas en contacto conmigo para tratar el asunto de las regalías. Puedes escribirme a contacto@taniaruizg.com

Si vas a presentar esta obra sin fines de lucro, adelante, por favor no olvides darme el crédito correspondiente y si es posible envíame fotos o vídeo de la presentación.